¡PIXA QUE QUIERE SEGUIR LA IZQUIERDA!

Esta mañana mientras llevaba a mi hija al colegio escuchaba la radio en el coche y me parecía estar viviendo, como se dice, un deyavú, parecía Alfonso Guerra pero no lo era, parecía vivir en los años 80, pero leches si de aquella no tenía hijos, si el que iba al colegio era yo. Pero ahí persistía el mensaje al estilo de aquel “pixa que viene la derecha”, ahora igual, se sincronizan los socialistas de toda España intentando asustar a la ciudadanía con ese grito inventado por Alfonso “que viene la derecha”.

Pero, no, no nos confundamos, estamos ya en un nuevo siglo, como decía ya no voy al colegio, sino que llevo a mi descendiente, y el mensaje ya no debe ser el miedo ficticio a una opción política que representa el Partido Popular; lo que verdaderamente debe darnos miedo es la hipotética posibilidad de que continúe el Partido Socialista en el gobierno, mejor dicho en el desgobierno de este nuestro querido país. “Que puede continuar la izquierda” es el verdadero grito de pánico que debe latir en nuestros corazones, que debe correr por nuestra mente en este periodo pre y electoral que se nos avecina.

También a veces es necesario hacer algo de memoria. En el año 1996 cuando el PP accedió al gobierno, el país se encontraba sumido en una situación económica crítica debido a los años de socialismo, no se cumplía ninguno de los requisitos de Maastrich, para entrar en el euro, el estado tuvo que pedir incluso un préstamo para poder hacer frente al pago de las pensiones, porque los gobiernos socialistas del Sr. González habían dejado la caja vacía, el país como un solar y una crisis económica y de valores galopante. En poco tiempo se colocó el país en una situación de bonanza, se entró en el euro, y se demostró que la frasecita del compañero Guerra, no era más  que humo y del malo. El PP, partido de centro reformista, no representó los augurios malintencionados, se mantuvo el estado del bienestar como lo conocíamos, se subieron las pensiones, se crearon 5 millones de empleos, se sanearon las cuentas públicas y España creció más que nunca.

Pero cambiaron las tornas, llegó Zapatero, se rodeo de miembros del felipismo, y retrocedimos como los cangrejos. En el año 2008 se negó la crisis, aun recuerdo el famoso debate entre Solbes y Pizarro, en el que descaradamente y sin pudor alguno el socialista engañó impunemente a la ciudadanía con la no existencia de la crisis. La realidad fue otra, donde dijeron digo tuvieron que decir diego, y acabar reconociendo que cuando se decían frases grandilocuentes como que “estábamos en la champions league de la economía” se nos mentía, que cuando se nos decía que todo iba bien se nos mentía, que cuando se decía que se generaba empleo, se generaba más paro (ahora casi 5 millones de españoles sin empleo), en definitiva que cuando se decía que viene la derecha en realidad se quería decir cuidado que aquí está la izquierda.

Y ahora, un señor que ha sido coparticipe de un gobierno que bajó la capacidad adquisitiva de los pensionistas congelando las pensiones, que bajó el salario de los funcionarios públicos como nunca se había hecho, que fue incapaz de aportar una sola idea para acabar con la lacra que supone el paro, el no tener un trabajo, el no poder llegar a final de mes o incluso tener que recurrir a la caridad de entidades públicas, privadas o de la propia familia, este señor, si el Señor Rubalcaba se atreve a amenazar con la mítica frase de Alfonso Guerra: “ que viene la derecha”. No señor, no nos va a engañar aquí lo malo para nuestra querida España, lo malo para nuestro futuro sería que continuase la izquierda, no manipule señor, no nos conduzca a un falso deyavú, porque usted pudo opinar y no lo hizo, pudo proponer y no lo hizo, usted señor Rubalcaba es el fruto de un dedazo, el continuismo más absoluto y un peligro para el futuro y la estabilidad de la economía y bienestar de este nuestro país. Por eso tengo que gritar bien alto “pixa que quiere continuar la izquierda.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *