¡QUE VIENE EL LOBO! Y VINO.

Que viene el lobo. Así podía comenzar la historia de los últimos años. Era un 14 de marzo de 2007, cuando un casi imberbe Zapatero se encontraba con que tenía que ponerse al frente del país. Así lo decidieron los españoles, y entre medidas efectistas, entre retirada de tropas, entre ver pero no mirar pasaron 4 años.

Llegó entonces el nuevo proceso electoral esta vez un 8 de marzo, si la memoria no me falla, y el PSOE de Zapatero y Rubalcaba nos dijeron que no había lobo. Acaso no nos acordamos de aquel Rubalcacaba que decía que “España no se merece un gobierno que le mienta????” Pues le vino grande. Hablaron de que no existía crisis, que la economía había entrado en la champions league de la economía mundial, estatuto si-estatuto no, lo mejor para España, la identidad nacional de Cataluña, os acordáis cuando les interesaba que hubiese tensión y así se lo confesaba al hermano del ministro de educación “Mr. Iñaki” en Cuatro. Hacia ahí se dirige nuevamente el panorama electoral, hacia ahí le interesa al PSOE y al muñidor Rubalcaba navegar, y es precisamente ahí donde bajo mi punto de vista no nos deben encontrar. La situación nunca fue una broma, pero es que ahora muchísimo menos, ya nadie dice si existe crisis o no, ya nadie dice si hay mucho paro o no, si hay mucha pobreza o no, si falta liderazgo en las instituciones o no. La gente ya no pregunta por el problema, o mejor dicho por los problemas, sino por las posibles soluciones, la gente buscamos esperanza, atisbar un rayo de luz en la oscuridad de estos nefastos años de socialismo, que al final pasa como con los Reyes Católicos, y tanto monta monta tanto Zapatero como Rubalcaba.

El lobo está aquí, habita entre nosotros, nos resopla en la nuca, cada día señala una nueva víctima, ya sea persona, empresa, familia, etc, y cada día se come a uno de nosotros. Si sigue al frente del país el socialista Rubalcaba, significará acabar con la esperanza de echar al lobo, él lo negó y ahora lo reconocen, él le quiere dar más carnaza con demagogia e impuestos, el quiere sobrevivirle a cualquier precio: crispando, inventando, manipulando.

¿Qué nos hace falta? El PP reconoció la presencia del lobo en el 2008 pese al engaño de los que lo negaron, y el lobo estaba ahí. Por ello se nos calificó de antipatriotas, de catastrofistas, de muchas cosas. Pero al final todos, todos han tenido que acabar reconociendo la presencia del lobo, y ahora se están aportando soluciones, se ha hecho a lo largo de estos 4 años, siendo ignoradas en la mayoría de los casos o aceptadas tardíamente en otras.

Con el PSOE nuevamente en el gobierno el lobo seguirá habitando entre nosotros, y cuando nos digan que viene el lobo pasará como con el pastorcillo mentiroso: ya no le creeremos.  Sólo podemos cambiar de pastor del rebaño para así dirigir nuestro país en el sentido de la mejora económica, de la creación de empleo, del fin de la crisis y el tiempo en resumen de que el lobo que nos devora desaparezca por fin y la prosperidad, el bienestar y el futuro brillen para todos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *