¿SE DESPEJARÁ LA “X”?

La policía en sus actuaciones lo hace inspirada, como principios básicos de actuación profesional, en los principios de jerarquía y subordinación; quiere ello decir que existe la llamada “obediencia debida”, si bien ésta obediencia no podrá amparar órdenes que entrañen la ejecución de actos que manifiestamente constituyan delito o sean contrarios a la Constitución o a las leyes. ¿Qué ha sucedido pues en el llamado “Caso Bono”? Algo muy sencillo, a luz de la forma de actuar policial, y utilizando verborrea matemática, queda una X por despejar, la de quién le dio instrucciones al dimisionario Delegado del Gobierno de Madrid para que se produjera la arbitraria actuación.
No debemos desdeñar el hecho de que por lo general en la actuación política existe una cadena de órdenes que van descendiendo de nivel, hasta encontrarse con los condenados en este caso, ejecutores materiales de la actuación delictiva, queda pues por saber quién es el máximo responsable político de la antidemocrática situación de detener ilegalmente a dos militantes del PP, hecho inaudito en nuestra moderna democracia. ¿Nos hacemos una idea de quien o quienes pudieron ser?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *