EL ABELISMO, ¿NUEVA RELIGIÓN? YO ME DECLARO ATEO DE SEMEJANTE PROFETA

Es increíble hasta donde puede llegar la utilización de los recursos públicos para la satisfacción del propio ego, el amor a si mismo obviando a los demás, como hace alguien como el alcalde de Vigo. Cuando se confunde lo General con lo particular no sólo se roza o hace el ridículo, si no que se…