Inicio » 2012

Archivo por años: 2012

Soy vigués

Empecé en el año 2005 con esta aventura como LIBERAL VIGUÉS. Soy abogado de profesión, pero me interesa la política, hasta mayo de 2011 he sido Concejal del Ayuntamiento de Vigo,preocupado por sus problemas y que le gusta participar activamente en la búsqueda de soluciones. Comenceí no ano 2005 con esta aventura que é un blog persoal, son avogado de profesión, pero gústame a política, e fun concelleiro da cidade de Vigo ata maio do 2011.
junio 2022
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

CONTADOR DE VISITAS

NO PODEMOS VIAJAR EN AUTOBUS URBANO (artículo publicado en ABC 12/12/12)

Una ciudad en principio podría parecer que funciona sola: limpieza, suministros de agua, electricidad, gas; transporte; los servicios de grúa, taxi, cementerios, etc. Pero no, no van solos, detrás hay personas, y sobre todo tiene que existir un liderazgo político fuerte, porque al final un gobierno municipal, encabezado por su alcalde es el encargado de priorizar en beneficio de sus ciudadanos. Gobernar es elegir, priorizar y tomar decisiones que, en no pocas ocasiones, son trascendentes para la vida de presente y futura de sus convecinos.

Muchos servicios se prestan directamente por el ayuntamiento; otros, por razón de eficacia, eficiencia o necesidad, son procurados por una empresa concesionaria, que será compensada por el ayuntamiento en función de un contrato de concesión administrativa que le da una exclusividad en el servicio. Precisamente de esta idea de exclusividad nace, bajo mi punto de vista, una exigencia de responsabilidad, incluido el alcalde de turno en su liderazgo por alcanzar acuerdos, y exigir responsabilidades cuando se precise, jurídicamente porque en el contrato de concesión figuran derechos y obligaciones para las partes. El transporte urbano tiene a las viguesas y vigueses preocupadísimos, transporte que cuesta mucho dinero a nuestra ciudad, que se cifra en casi 11 millones de euros presupuestados para este año 2012 destinado por el gobierno de Vigo a la «promoción y mantenimiento del transporte urbano de Vigo. ¿Algo tendrá que decir el ayuntamiento en la huelga de Vitrasa, que va para 10 días, no?

Once millones para subvenciones, que seguro para el año 2013 serán más, 1 millón al mes, suponen una partida importante en el presupuesto municipal, una inversión -no le voy a denominar gasto-, inversión porque facilita el transporte de muchos vigueses y viguesas. La orografía de la ciudad, las distancias importantes entre los extremos de la misma hablan por si solos de la importancia de un servicio público como es el del transporte urbano. El autobús busca la mejora del tráfico, del medio ambiente, reclamando el uso del servicio público de transporte y éste está de huelga la pérdida de viajeros, ello se traduce en una clara sangría y en un grave perjuicio para la ciudad.

Ahí debe de entrar el alcalde, demostrando que trabaja por y para la ciudad, en los problemas es donde se ve la altura de un hombre, y por ende de un político. Ser capaz de liderar la solución a un problema dice más políticamente de alguien que generar enfrentamientos o incluso que generar artificiales disputas. Ahí, Abel Caballero no ha estado a la altura de las circunstancias, decía en su programa televisivo local, que el «conflicto» era privado entre una empresa y sus trabajadores: pues yo le digo que NO, trasciende lo particular al afectar a lo colectivo. También daba como solución no renovar la concesión en el 2017: aquí también se equivoca, en vez de coger el toro por los cuernos y sentar a las partes en su mesa y pedir responsabilidad, amenaza a la concesionaria ad futurum; de hacer esa ultimátum, al menos que lo haga con retirarle ahora el millón mensual que da el Ayuntamiento si de este modo se soluciona el conflicto, y ello porque lo importante es que en el presente no podamos usar el servicio por la huelga, que lleva más de 10 días, y que parece puede alargarse aún más.

Lo hemos visto también estos días con la probable huelga de Iberia, donde Ana Pastor convocó a las partes y colaboró en desbloquear el conflicto y de esta manera se ha provocado el fin de la amenaza. Liderazgo, trabajo y voluntad. Sólo le pedimos eso alcalde: que lidere, que trabaje por los intereses de la ciudadanía y que tenga la voluntad de hacerlo. Viva el presente, porque se olvida de él y solucione los problemas de la ciudadanía. Muchos vigueses dependen del Vitrasa en el día a día, Caballero no, pero otros caballeros y señoras sí. Un alcalde en un tema tan trascendente no puede delegar en el concejal de turno, debe liderar y demostrar por qué es el alcalde. A la oposición BNG y PP le pediría que se ponga al lado del alcalde en este tema, que le tiendan la mano, para que -si es menestertome decisiones como la rescisión de la concesión, y que colabore en la solución del problema. Sólo si Caballero no lo hace le pediría que reclamen dimisiones. Mano tendida por el bien supremo de la ciudad. Cualquier partido que aspire a ser alternativa de gobierno debe de estar al lado de la ciudad, pelear por ésta y colaborar en solucionar los problemas, no usarlos como arma arrojadiza. Este trabajo tiene la clave de lograr alcanzar la meta de la alternancia.

Once millones para subvenciones, que seguro para el año 2013 serán más, un millón al mes, suponen una partida importante en el presupuesto municipal, una inversión -no lo voy a denominar gasto-, inversión porque facilita el transporte de muchos vigueses y viguesas. La orografía de la ciudad, las distancias importantes entre los extremos de la misma hablan por sí solos de la importancia de un servicio público como es el del transporte urbano.

El autobús busca la mejora del tráfico, del medio ambiente, reclamando el uso del servicio público de transporte y este está de huelga, pero la pérdida de viajeros se traduce en una clara sangría y en un grave perjuicio para la ciudad.

Ahí debe de entrar el alcalde, demostrando que trabaja por y para la ciudad. En los problemas es donde se ve la altura de un hombre, y por ende de un político. Ser capaz de liderar la solución a un problema dice más políticamente de alguien que generar enfrentamientos o incluso que generar artificiales disputas.

PERO SIGO SIENDO EL REY (artículo publicado en ABC el 9 de diciembre)

“Con dinero o sin dinero, hago siempre lo que quiero y mi palabra es la ley….., porque sigo siendo el Rey…” Algo así rezaba una conocida ranchera mexicana. Esta obra musical es, quizá, una de las mayores exaltaciones de la vanidad de alguien, entendida en la acepción de arrogancia, presunción, envanecimiento.

Alguien podría pensar, ¿a qué viene esto? Pues me vino la musiquilla a la cabeza al leer las últimas declaraciones del alcalde olívico Abel Caballero. En ellas ostentaba no un deseo, si una afirmación de ser alcalde hasta el año 2023. Vanidoso es, olvidadizo
también, y además poco realista. Su voluntad es esa pero, como bien dice nuestro refranero “uno propone y Dios dispone”. Abel –una vez más- olvida que estamos en una democracia, cuyo significado al caso es que “uno propone que quiere ser alcalde durante un tiempo marcado”,  y es “la ciudadanía a través de sus votos quien dispone en este caso”. No sería Dios pero si cada uno de aquellos queacudan a las urnas, y opten por una u otra opción. Por otro lado en nuestra intrínseca humanidad está la viabilidad de alcanzar nuestra metas: la salud por
ejemplo. De esta forma se transforma la manifestación del “caballero” en cuestión en la quinta acepción del diccionario de la RAE: “vana representación, ilusión o ficción de la fantasía”; claro que viniendo de un confeso autor de novelas (que ha llegado a decir escribe en una semana), puede que de ahí le provenga la ilusión o ficción de su propio pensamiento.

Vanidoso en uno u otro término, lo cierto es que ha instaurado una táctica, como en el arte de propaganda goebbeliana: menospreciar al “rival” político (creo que entre personas no debemos hablar de enemigo, aunque para él lo sea); lo ningunea, avasalla e incluso desprecia emulando al expresidente de la FEMP, el socialista Pedro Castro, quien insultó gravemente a los votantes populares. Ello dice poco de la inteligencia de quien lo hace, pero aún menos de su catadura moral. Su argumento en busca de la eternidad en el cargo –pese a encontrarse en edad de jubilación- es el desprecio al rival, a un partido político, dirigentes, y como dije incluso militantes, que no son más que votantes y ciudadanos, le pese a él, no le pese, e incluso nos menosprecie.

Como ciudadano de esta maravillosa ciudad, me preocupa el caudillismo que verbalmente representa, sin someterse al designio de las urnas, faltando al respeto a la ciudadanía; ni siquiera sabe cual sería su hipotético programa de gobierno, de resultar candidato del PSG-PSOE, y obtener un resultado decente que le permitiese repetir, porque además de salir él, debería hacerlo alguien con quien coaligarse (como es la situación actual con el BNG); sin contar con nadie, sólo con su espejo, con el reflejo de la jactancia, el retrato de un ego exacerbado con la canción de fondo de Vicente Fernández, que canta a capela el propio Caballero -¿quién lo haría mejor?- y parafraseando dice porque “quiero seguir siendo el alcalde de por vida”.

Porque no tiene ni trono ni reina, pero si quien lo detenga: la ciudadanía. Y le recuerdo que la canción señala en uno de sus versos que “también me dijo un arriero que no hay que llegar primero pero hay que saber llegar”. Usted no llega primero nunca, y lo que es peor no sabe llegar porque la prepotencia le ciega.

 

Vigo no necesita del egocentrismo de nadie, pero si del trabajo de todos; no necesitamos a ningún “monarca musical”, porque tenemos las ondas del mar de Vigo que cantaba Martín Códax; pero nos falta el sentido común de un liderazgo político que nos ponga en la visión
de aquel Vigo que a finales del siglo XIX relató George Borrow conocido como Jorgito el Inglés, cuando visitó nuestra ciudad y vio nuestra Bahía, en su obra “La biblia en España”, en su parte “Viaxe por Galicia”.

Dícese eiquí: pasiño a pasiño, a modiño señor Caballero, o primeiro é chegar alí, o segundo ser candidato, e despois facer algo que nunca fixo: gañar unas eleccións, xa non lle digo unha maioría absoluta, pero si ser a primeira forza política da cidade –que Caballero nunca acadou. So entón podería cantar aquilo de “sigo sendo o rei”. Ten o “charro” que arranxar a súa casa primeiro, deixar a dos outros tranquila,  respectar os
afiliados e votantes, non vaia ser que o final a cidadanía bótenlle –de echar en castelán-. E eu engado polo ben de Vigo “Ogallá!”.

CABALLERO Y LAS CUENTAS DEL GRAN CAPITÁN (artículo ABC día 22/11/12)

Gonzalo Fernández de Cordoba conocido como “el Gran Capitán”, forma parte de la historia de España por mérito propio. Dice la historia que el Rey Fernando el Católico le pidió que rindiese cuentas de la guerra en Nápoles, exagerándolas y haciendo algo que ha pasado a la historia como una tomadura de pelo. En aquella época quizá no se estilase llevar unos presupuestos, cosa que ahora si tenemos. Los responsables de manejar los dineros de reino “rendían cuentas” una vez finalizada la misión para la que le fue entregado el capital de las cuentas reales.

Con posterioridad, con la llegada del Estado moderno, se legisla sobre los presupuestos, se organiza la forma en que las diferentes administraciones públicas y sus responsables van a “gastar” los dineros procedentes en la mayoría de los casos de la recaudación de los impuestos que pagamos todos, y posteriormente son fiscalizados.

Más allá de la definición que de los presupuestos pudiésemos dar desde un punto de vista técnico-jurídico, lo cierto es que, en cualquier administración cuando los debaten, están ante la cuestión más política del año, ¿por qué? porque estamos ante la discusión, ante la plasmación del proyecto de lo que quiere un gobierno para cumplir sus objetivos como tal. A nivel local, por tanto, cuando un gobierno municipal lo presenta, está señalando a la ciudadanía cual es su modelo de ciudad, cuales son su ideas para ese ejercicio para el desarrollo de su población, y precisamente de ahí radica su importancia. ¿Qué tenemos en Vigo? Tras 5 presupuestos una primera conclusión no es otra que este gobierno carece de rumbo, no tiene un objetivo claro y está agotado, sólo lleva a la ciudad y a nuestros convecinos a la hipoteca de por años. Encontraron unas arcas municipales saneadas, una economía como nunca hubo en la historia de Vigo, y no sólo gastan la caja de todos los ciudadanos, si no que están hipotecando el futuro de la ciudad. Claro que, es fácil disparar con la “pólvora del rey”, y eso hacen algunos responsables políticos con un ejercicio de poca responsabilidad con sus conciudadanos, y haciendo también honor de las cuentas del Gran Capitán, cuando se incurren en gastos injustificables.

Ahora que se presentará un nuevo presupuesto, aunque fuera de plazo (la ley habla de antes del 15 de octubre), debe de exigirse más que nunca responsabilidad a Abel Caballero, el Gran Capitán de Vigo -aunque pontareano de nacimiento- en la elaboración de los mismos. Debería de tener un solo objetivo ser un presupuesto generador de empleo máxime cuando desde el año 2007 Vigo ha pasado de los 17.000 parados, a más de 34.000. Una política transversal con ese único objetivo. El otro debe ser no endeudar irresponsablemente a la ciudad y por ende a la ciudadanía.

¿Lo malo? Qué como Gonzalo Fernández de Cordoba, Abel Caballero, no parece tenga esa prudencia de justificar los gastos; es más, bajo mi punto de vista para no ser como el Gran Capitán, tendríamos que hablar de invertir no de gastar, lo que diferencia a un buen político de un mal gestor, que la “pólvora” sirva para el fin marcado, pero claro para ello debe de tener un proyecto claro y definido. Por eso hay que exigirle los objetivos, porque su obligación es ponerse del lado de los ciudadanos para generar ese empleo, también de los gobiernos autonómico y nacional para colaborar en esa salida. Empleo, empleo y empleo frente a aceras, letreros y autobombo.

¿Qué responsabilidad deben de tener el resto de partidos? El BNG es cómplice de Caballero con lo que nada dirá. Y el PP si ve que el Alcalde por si mismo no es capaz de encontrar el rumbo, pues guiarle, hacer propuestas para alcanzar los objetivos como ciudad, no enrocándose únicamente en la crítica, y contribuyendo activamente al objetivo de contener la deuda y generar empleo.

ABEL HUSSEIN COGIÓ LA PANCARTA (artículo publicado ABC día 15/11/12)

El alcalde de la ciudad más grande e industrial de Galicia, Vigo se ha convertido en un líder sindical más. El pasado lunes llamó a la ciudadanía a salir a la calle y coger “la pancarta”, es más, habló en nombre de toda la Corporación viguesa, en nombre por tanto de la representación política de los ciudadanos, al afirmar que todos secundarán la huelga y por ende acudirán a la manifestación. Yo creo que miente, que se equivoca intencionadamente, y que no va a ser así.
Vigo es una ciudad especialmente azotada por el desempleo, con 34 mil vigueses que carecen de empleo, y con un temporal de falta de ilusión y trabajo que azota nuestra ciudad. ¿Es responsable agitar a la sociedad en contra del gobierno? ¿Es función del alcalde de la ciudad convertirse en agitador sindical? ¿Está el país para manifestaciones? Un político responsable con el panorama que tenemos de creciente desempleo, de problemas económicos y sociales, no es el terreno más adecuado para realizar huelgas, de agitar a la sociedad y de plantear un jaque al gobierno. Son tiempos de colaborar, de arrimar el hombro, y sobre todo de pensar en el futuro, no de mirarse en el espejo de una Grecia cada vez más decadente aunque haya sido cuna de la democracia. Calentar las calles no va a generar empleo; hacer manifestaciones no va a crear empleo; crispar la convivencia social no va a frenar la crisis; conjurarse en contra del gobierno ni va a acabar con él, pues ha sido respaldado muy mayoritariamente por el conjunto de la sociedad, ni va a provocar más que: descrédito del país y más crisis, y no sólo económica, con lo que nos perjudicamos todos. Un país dividido no saldrá antes del pozo. Quienes nos llevaron a todo esto no pueden de la noche a la mañana presentarse como salvadores de la patria, pues ni lo son, ni lo serán.
¿Y un alcalde puede ser un agitador más? La semana pasada se presentó a sí mismo como el reflejo del mismísimo Barack Obama, me refiero a Caballero cuando osaba compararse con el mismísimo Barack Hussein Obama. Pero la pregunta a la que no ha respondido, ¿se parecen en algo? Concuerdes o no con la ideología de Obama, lo cierto es que ante la tormenta de hace unas semanas Sandy, Obama arrimó el hombro, incluso el alcalde de Nueva York (Bloomberg), independiente políticamente, no agitó en contra del gobierno de su país, sino que echó el resto, arrimó el hombro, se puso del lado de los ciudadanos y colaboró para salir de la crisis que azotaba en ese momento su ciudad por encima de todo pronunciamiento político. En Vigo, no nos azota una ciclogénesis, pero si lo hace el paro y la crisis, y el alcalde de la ciudad se convierte en pirómano social alentando a la ciudadanía a ir en contra del gobierno en lugar de trabajar desde su posición para encontrar salidas al problema principal del desempleo; claro que es más sencillo echar leña al fuego de la indiferencia desde la atalaya de una posición acomodada, que cumplir con las promesas como la de colgar el cartel del pleno empleo que hiciera en su día el señor Caballero. Pero el alcalde, en vez de hacer como el de la ciudad de los rascacielos, no se pone a favor del país, pero si en contra del gobierno, cuando por otro lado no lo hizo contra el gobierno de Zapatero cuando nos condujo a esta situación.
Y, ¿Por qué “Abel -Hussein”? Porque lo dijo él, pero ya que no se parece a Obama en nada, le podríamos recomendar que el día de Reyes 5 de enero, se pida ser Baltasar en la cabalgata, pero por favor lo que si le pediría es que ese día, ya que los niños están muy ilusionados, que no coja la pancarta pero si los caramelos.

«POR LA INDUSTRIA Y EL EMPLEO», ABEL Y PATXI DE GANCHETE, JAJAJA!

Extraños compañeros de viaje los que hacen las manifas. Patxi Vázquez y su eterno enemigo, mejor dicho su eterno “Cayo Bruto” Abel Caballero, juntos en una manifestación, en este caso la de Vigo. Ya no voy a entrar en la irresponsabilidad de que un alcalde se ponga al frente de una manifestación, cuando cae la que cae, y cuando en teoría representa a la totalidad de los ciudadanos y no sólo a los de su partido o los del partido que los mantiene en el poder.
Extraños compañeros y a mayores “sordos”. Y, ¿por qué sordos?, porque no han oído a la ciudadanía que ha hablado alto y claro el pasado día 21 de Octubre, como lo habló, no hace ni un año el 20-N, y también sordos por el lema que están empleando en la manifestación “Por la industria y el empleo”. Por la industria y el empleo los piquetes informativos coaccionan, amenazan y boicotean el funcionamiento de industrias, comercios, etc; por la industria y el empleo el PSG-PSOE han puesto en duda los contratos del naval (generadores de empleo y riqueza) con la mexicana Pemex; por la industria y el empleo apoyan una huelga general, cuando sus jefes Zapatero y Rubalcaba han sido los máximos responsables de que hayamos llegado a esta situación; por la industria y el empleo cogen la pancarta, pero no hacen uso de su responsabilidad política de hacer propuestas al lado del gobierno para salir de la crisis, sino que se ponen en contra para sacar unos votos (que por cierto han perdido hace ni un mes); por la industria y el empleo apoyan a los sindicatos en vez de a los ciudadanos, y de entre éstos a los casi seis millones de parados que el gobierno de ZP nos dejó.
Pero claro, Caballero está acostumbrado a oponerse a todo aquello que hacen los demás, porque como no se le ha ocurrido a él. Y Patxi es un político en liquidación, que está cogido con alfileres y que espera que su propio partido le de, en unos meses, su “matarile político”.

DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA CIUDAD DE VIGO

En el día de ayer, 7 de noviembre, el periódico ABC en su edición gallega, ponía al descubierto algo que había pasado inadvertido para los diarios locales, y lo que es más grave para los partidos que conforman el arco municipal, y por ende los representantes de la ciudadanía elegidos democráticamente. Por ello está bien felicitar al periodista por su información.

Información además veraz, y lo voy a acreditar. En el anterior mandato de Caballero, uno de sus empeños fue sacar adelante un nuevo Reglamento Orgánico del Pleno de Vigo, fue una iniciativa del partido socialista, en la que participé de primera mano como portavoz en la comisión del Partido Popular, y como representante del grupo municipal. Tras numerosas jornadas de negociaciones y de intenso debate, con numerosos retrasos intencionados del PSOE y BNG de aquella socios de gobierno, se llevó por parte del gobierno local a un pleno el texto donde éste fue aprobado, tal y como consta en la propia web del Concello, son el gobierno a favor y con el voto en contra del PP.
Uno de los puntos novedosos del Reglamento, como bien señala la información del diario, además defendido a ultranza por el representante socialista Señor López Font, era la incorporación de un debate “Sobre el estado de la ciudad”. El año pasado 2011 no podía haberlo por ser año electoral municipal, pero este año 2012 si, a lo que el alcalde de la ciudad señor Abel Caballero, una vez más como hace con todo aquello que no le conviene, incumple con la propia norma llevada por él y su gobierno, el Reglamento Orgánico del Pleno del Ayuntamiento de Vigo, y no convoca el Pleno de carácter extraordinario a celebrar dentro de los 6 primeros meses del año, denominado debate sobre el estado de la ciudad, tal y como establece el artículo 85 del citado Reglamento, debate en el que correspondería al alcalde exponer la situación general de la ciudad, y las líneas maestras de su acción de gobierno (sólo se excepciona el año en que se realicen elecciones municipales).

Me sorprende que el Alcalde no haya tenido la sensibilidad de cumplir con la norma que se aprobó en pleno de la corporación, y que no haya sido valiente como para exponernos a los vigueses cual es su balance de la situación de Vigo y, sobre todo, que proyectos constituirían su acción de gobierno, lo que nos puede llevar a concluir que: o bien Vigo no interesa a su alcalde, que considera que su acción no es digna de valoración su actuación como alcalde pese a llevar ya 5 años en el cargo; y en ambos casos que carece de proyectos nuevos interesantes para la ciudad, o lo que es aun peor que al margen de sus enfrentamientos con la Xunta de Galicia no los tiene: ni nuevos ni viejos. Claro que para decir que va a construir nuevas aceras, que es el mejor alcalde del mundo, o que como dice la ranchera “sigue siendo el rey” (como por otro lado hace en todos los medios públicos a su alcance) no hace falta reunir a la Corporación, con hacerlo consigo mismo, y mirarse a un espejo, le llega.

Es un absoluto desprecio a los vigueses, su falta de ideas, de propuestas, de realidades, y de cumplir con sus conciudadanos, le deberían llevar a replantearse su futuro porque Vigo no merece un político que nos desprecie de esta forma.
Y termino como empecé también sorprende que el resto de partidos de la corporación no hayan caído en la cuenta de este importante debate, que no lo hayan reclamado, y que por ende no hayan sacado los colores en tiempo y forma a esta nueva inacción municipal de quien no es capaz de someterse al examen de los representantes de la ciudadanía, salvo que medie una cámara o micrófono por el medio, y que no hayan aprovechado este pleno legalmente establecido para haber acreditado ante la ciudadanía lo que en la calle es una realidad: no hay proyectos, ni ideas, ni voluntades para Vigo. Pónganse las pilas por y para Vigo.

EN BUSCA DE UN FERNANDO ALONSO PARA VIGO (artículo publicado ABC 8 noviembre 2012)

El otro día hablaba con una empresaria y emprendedora de la
ciudad, y se ha visto en la difícil tesitura de tener que decidirse
entre Vigo (y seguramente cerrar) o trasladar su actividad a otra
ciudad (y tener esperanza). Podríamos pensar que es una decisión
personal, o incluso empresarial pero –no-, es algo más. Para mi
encierra una peligrosa situación que nos afecta: perdemos músculo
económico, como indicaba el último informe ARDAN del Consorcio
de la Zona Franca de Vigo, y ello a pesar de contar con medios
excepcionales como son la existencia en la ciudad de dos elementos
tan sumamente cardinales como el propio Consorcio y el Puerto de
Vigo, que a nivel de estrategia económica nos debería poner en lo
más puntero ya no sólo de la Comunidad, si no del Norte y Oeste
peninsular; ahí tenemos nuestro importante reto. No es tiempo de
echar el freno, ni de simplismos, ni de mirarnos el ombligo, o de dar
pasos hacia atrás. Tenemos que estar en un nuevo tiempo: el de
sembrar en lo político, institucional, y también en lo social, para
pronto poder recoger los frutos, los frutos que signifiquen
colocarnos nuevamente con suficiencia a la cabeza en lo económico
y en lo social de Galicia, y por qué no, debemos ser ambiciosos y
convertirnos en líderes del Norte y Oeste peninsular. El reto es
complicado, porque ciudades como Bilbao u Oporto están ahí, pero
no imposible, porque “sólo teniendo altas metas podremos alcanzar
altos destinos”. Pero en ese punto en el que creo todos
convergemos, debemos de realizar por tanto un análisis profundo y
crítico de la situación y la búsqueda de soluciones para no seguir
perdiendo terreno.
No podemos convertirnos en un coche que se frene
constantemente a veces por nuestra propia actuación, como
sabiamente dijo Thomas Hobbes, no podemos convertirnos en un
lobo para nosotros mismos. Y ¿Qué lobo hay? Pues la falta de
liderazgo en lo político, nos conduce a esta situación. Falta en Vigo
una voz que sume, que aúne en torno a si el futuro y que no
confronte ni desuna, que dirija esa locomotora en que debemos
convertirnos porque nos encontramos, al igual que el resto del país,
ante una gran encrucijada. Estamos en un momento en que no
podemos perder un ápice de competitividad, y por ende de
convergencia con el resto de grandes ciudades peninsulares,
debemos ser dueños de nuestro destino. ¿Para conseguirlo?, las
fuerzas políticas de la ciudad no pueden sembrar la discordia sino la
unión, no pueden demostrar el enfrentamiento sino la negociación;
debemos entre todos buscar: no el puro y simplista rédito electoral
temporal, sino pasar a la Historia de la ciudad con mayúsculas, por
haber sido quienes nuevamente han dado ese nuevo impulso, ese
salto de calidad que supondría para todos. Tenemos que
aproximarnos al límite en lo social, lo económico y lo político del
resto.
Tenemos un buen coche, una buena marca de ciudad (poco
explotada), unos buenos patrocinadores (CZFV Y Puerto), unos
buenos mecánicos (la ciudadanía), pero nos falta un buen piloto, el
Alonso que tenga un único objetivo, un único campeonato en la
mente, de 4 letras y que se llama VIGO.

NO ES PAÍS PARA REVOLUCIONES

El otro día veía en TVE, un documental histórico sobre la denominada Revolución Rusa, para cuyo centenario quedan unos 5 años. Un proceso en el que la gente se reveló contra el poder establecido, en el que se derroca el régimen zarista, se crearon los sóviets nacidos de la voluntad popular, y que buscaron en cierto modo gobernar el país desde abajo, desde la sociedad, con una forma de organización basada en un modelo participativo. En 1917, en Rusia, la manifestación más clara de la emancipación de la sociedad civil fue la creación espontánea de los sóviets (consejos de obreros, campesinos, soldados y marineros), que cubrieron en una semana la práctica totalidad del país; el sóviet es una asamblea, convocatoria o consejo obrero de trabajadores; se configuró una estructura jerárquica del Estado, que iba de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo estaba conformada por sucesivos consejos hasta llegar a la máxima autoridad, el Sóviet Supremo. Las consecuencias: revueltas, sangre, nulo respeto a los derechos de los demás, cerco del poder existente, y al final la aparición de una dictadura en este caso encarnada en la figura de quien se presentaba como salvador de la patria y aglutinador de las voluntades supuestamente democráticas, pero a la postre un duro dictador comienzo de toda una saga de dictadores que llegaron hasta casi finales del siglo XX. Lenin, a través de su partido bolchevique, fue ese aglutinador de voluntades, que saltándose el régimen conocido, buscó algo distinto, y vaya si lo encontró una auténtica y férrea dictadura.
Después de esta breve explicación histórica que tan bien nos recordaba el pasado lunes el documental a que hacía referencia al principio, me hago una pregunta: será cierta la afirmación de muchos de que ¿la historia es un proceso cíclico?, ¿nos encontramos en España en circunstancias similares a las de la Rusia de principios de siglo XX? Creo que acontecimientos como los que suceden en España en los últimos tiempos nos deben de hacer reflexionar, y hechos como el 25 de septiembre en Madrid también (con sus posteriores réplicas el 26 o el 29, y los que vengan), no vaya a ser que sin quererlo entremos en una espiral sin retorno que siempre ha acabado en un proceso de falta de libertades y de control por unos pocos, por ende un proceso ajeno a la democracia que tanto nos ha costado conseguir.
Puede que la historia sea cíclica, no lo afirmaré con rotundidad, pero no per se, sino porque los seres humanos buscamos constantemente evolucionar, cambiar, revelarnos contra nosotros mismos incluso. Si lo hacemos individualmente, pues colectivamente también.
La situación social, política no es exactamente la misma, si atendemos a la propia reflexión de la historia. Se vivía un momento duro en lo económico en aquella Rusia de principios de siglo, con poco avance industrial, con una sociedad muy agraria que vivía en una férrea autocracia dirigida por el Zar Nicolás II, donde los ciudadanos no participaban de los asuntos públicos y en la que el Zar imperial imponía su voluntad.
Hoy año 2012, no vivimos unas circunstancias ni parecidas, en España tenemos con sus imperfecciones, un sistema democrático consolidado, una monarquía parlamentaria (a pesar de las banderas republicanas), en la que la división de poderes es clara, en el que tenemos un poder legislativo representado por el Congreso de los Diputados y el Senado, un poder judicial independiente y un poder ejecutivo representado por un gobierno legitimado por la voluntad ciudadana en unas elecciones libres y democráticas que se celebraron el 20 de noviembre, quiere ello decir que no hace ni siquiera un año. ¿Estamos para cantos de sirena?, para ¿políticas demagógicas?, para ¿revoluciones sin sentido?, para ¿cercar el núcleo que representa la voluntad popular y la soberanía nacional?
Personalmente creo que no, no es lo mismo la Rusia de 1917 que la España de 2012, no es lo mismo un Estado autocrático que un Estado Democrático, no es lo mismo vivir bajo el yugo de una dictadura (sea ésta de un emperador o un dictador) que hacerlo en libertad con unas instituciones que parten de las urnas. En la España de 2012 tenemos, gracias a la altura de miras y la voluntad de los españoles de 1978, una Constitución que para bien o para mal ha servido, sirve y servirá para unir la voluntad del pueblo español y de las diversas Autonomías, y que debe de actuar como un auténtico pegamento. También en 2012 aparecen algunas voces que dicen que el pegamento ya no vale, que no une, que hay que cambiarlo, que las cosas se construyen desde abajo hacia arriba (curiosamente como en los soviet a los que aludía al principio), se han creado dudas interesadas sobre el sistema, se ha demonizado la política e identificada como causante de nuestros males, y todo ello se ha hecho interesadamente. Que haya algunos políticos malos, corruptos o incluso necios, no significa que todos lo sean; o acaso que haya abogados, médicos, profesores, etc., en las mismas circunstancias inhabilitan a todos? No, verdad. Los maximalismos pueden conducir a claras posturas extremistas, y éstas nos pueden conducir al caos.
A esas voces que reclaman la dimisión de un gobierno, elegido hace menos de un año; a esas personas que reclaman una nueva constitución; a esas personas que se afanan por rodear e incluso anuncian ocupar la Casa de la soberanía de los españoles que es el Congreso de los Diputados (que recordemos fue profanado una sola vez en estos años de paz democrática, por un indeseable personaje para nuestra historia, pero que fue acallado por los demócratas de entonces); a esas personas les haría una pregunta: la mayor arma que existe en cualquier democracia que se precie es el VOTO, el cuerpo electoral que formamos todos los electores tenemos el derecho y la responsabilidad de elegir a nuestros representantes; les preguntaría por qué no se organizan políticamente, por qué no se presentan a unas elecciones, y por qué no dicen exactamente en que consisten esas reformas que pretenden, cual es el alcance de su pretendida nueva constitución: cómo, para qué, cuándo y dónde. No utilizar el sistema -es más querer reventarlo-, no debe ser considerado más que como querer iniciar un proceso revolucionario por supuesto al margen de la legalidad, que nos puede arrastrar a situaciones nada deseables y desembocar en graves consecuencias para la convivencia pacífica que nos hemos dado. Hubo un exministro socialista que dijo algo así como que los “experimentos con gaseosa”, yo diría que con la situación extrema económica que tenemos, con la proyección negativa que en este mundo globalizado pueden tener determinadas imágenes, no debemos hacer experimentos al margen del sistema, trabajar para mejorarlo pero nunca para reventarlo, ni estirar la goma de tal forma que estalle.
Yo desde luego no creo que la revolución sea la solución, si el diálogo, el trabajo conjunto y sobre todo pensar que difícil fue llegar hasta aquí, y que fácil y penoso puede ser deshacer el camino andado.

SEÑORES LO DE PEMEX ES VERDAD. YA NADIE NOS ENGAÑA!

No hay día que por parte de los partidos rivales del PP en estas elecciones próximas del 21-O, se mienta, se manipule deliberadamente sobre cuestiones de especial trascendencia. Vemos todos los días alguna noticia sobre la petrolera mexicana PEMEX y los contratos con los astilleros gallegos. No todo debe de valer para conseguir votos. Como sinceramente creo que hemos llegado a un punto de madurez democrática en que debemos decir BASTA que debemos reprochar, como se hace en democracia, EN LAS URNAS a aquellos que con la que está cayendo ponen en duda todo con un solo objetivo DESPRESTIGIAR AL RIVAL en este caso al PP. Cuando ponen en duda la realidad de unas contrataciones, cuando tergiversan informaciones, cuando se ponen en contra de Galicia, y por ende de los gallegos y gallegas, de los desempleados del naval que ven una luz de esperanza en estos contratos, debemos gritar bien alto NO, no todo vale señores, una mentira repetida un millón de veces no se puede convertir en realidad. ¿Qué pueden llegar a pensar estos empresarios mexicanos cuando se pone en duda constantemente su trabajo con la exclusiva finalidad electora? Desde luego nada bueno. Aquellos que van de galleguistas, pero parece que se alegrarían de que la petrolera se echase para atrás deberían reflexionar mucho sobre la bondad de sus ideas. http://www.pemex.com/index.cfm?action=news&sectionID=8&catID=40&contentID=27352
http://www.farodevigo.es/economia/2012/09/28/pemex-ratifica-filial-pmi-firmado-navantia-barreras/688055.html
Tenemos ya la madurez después de todos estos años de democracia de separar el trigo de la paja, en este caso separar aquellos que trabajan «arreo» o constantemente por salir de la crisis, de aquellos que sólo trabajan para salir de sus crisis personales aunque perjudiquen a todos. Como hay que ver el lado positivo de las cosas, ellos mismos con sus críticas hacen publicidad de las medidas que necesita este país, contratos a mares para generar empleo y crecer. Quizá hasta tengamos que darles las gracias a estos fenomenales agentes electorales que nos han salido.

O NOVO HOSPITAL DE VIGO: PÚBLICO E EN CONSTRUCCIÓN

Discorría o ano 2007 e sendo Presidente da Xunta o socialista Emilio Pérez Touriño, xa tiña anunciado e presentada a maqueta do novo hospital de Vigo que daquela non era mais cun proxecto nunha maqueta. Ata 5 presentacións da ditosa maqueta, direi que algunha acudín persoalmente, e prometeuse polo bipartito dúas cousas: as obras comezarían no ano 09, e estarían rematadas no 12. Todo ilo FALSO. Chegou o ano 2009 e tivemos as eleccións autonómicas cun cambio de goberno, e entre as promesas do PP e o seu presidente Alberto Nuñez Feijóo a inmediata construción do novo hospital público de Vigo, cun sistema de concesión na construción, que é algo así como pedir unha hipoteca e deixar que o banco leve os teus seguros, neste caso a UTE constrúe o hospital e logo xestionará algúns servizos (NON MEDICOS),e a Xunta pagará a cambio un canon, como si da cota da hipoteca se tratara e o finalizar o período pactado a construción reverterá no SERGAS (e dicir como a nosa casa o final do pago da hipoteca será nosa e libre de cargas). O certo é que ata agora a construción avanza, xa está rematada a estrutura do grande edificio, ata o heliporto está no seu sitio (elo pode apreciarse na fotografía anexa, e ten aparecido nos últimos días nos medios).
Estamos nun momento de non retorno, Vigo precisa o hospital, Vigo non pode frear unha das construcións mais importantes do século dende logo, pero do anterior quizais tamén. O Partido Popular como partido serio que é, vai seguir adiante co proxecto, e esixirá a finalización no ano que ven (ano 13) como é previsto, para a súa rápida posta en marcha. Na outra beira están aqueles que aspiran a segundoxénitos, e a ter que aliarse non a favor de Vigo e dos galegos senón en contra do PP (que ben triste te é), e que saen agora dicindo que o van a parar todo nun momento de tanta crise económica para non se sabe moi ben qué, quizais para demolelo?
Unha mentira repetida mil veces non vai ser verdade, os vigueses non somos parvos e non nos imos deixar enganar por aqueles que non buscan a mellora da sanidade para Vigo senón por unha pedra no camiño dun partido político. Pero é que ademais temos a hemeroteca para ver o que eles fixeron cando foron dende o ano 5 ao 9 goberno, e o resumo é unha verba: MAQUETAS. Non podemos frear o progreso, non podemos demoler o construído, e volta a empezar, máxime cando tiveron o control do orzamento e a obra non tiña nin as expropiacións. O máximo obxectivo non pode ser o PP senón o que ten o PP que é o benestar de todos os cidadáns e o seu progreso, o demais son liortas, enganos e atrasos para todos.

Soy vigués

Empecé en el año 2005 con esta aventura como LIBERAL VIGUÉS. Soy abogado de profesión, pero me interesa la política, hasta mayo de 2011 he sido Concejal del Ayuntamiento de Vigo,preocupado por sus problemas y que le gusta participar activamente en la búsqueda de soluciones. Comenceí no ano 2005 con esta aventura que é un blog persoal, son avogado de profesión, pero gústame a política, e fun concelleiro da cidade de Vigo ata maio do 2011.
junio 2022
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

CONTADOR DE VISITAS