ABEL vs CABALLERO O LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE SERLO

“Escuchar para oír lo que quieres oír.” Desde luego puede resultar una actitud de lo más satisfactoria, para uno, pero a la vez es una actitud dañina, y hasta me atrevería a calificar de cobarde. Sólo el espejo o la grabación de uno mismo nos puede hacer oír aquello que nosotros pensamos, pero intentar rodearte…