A UNA MADRE…..

El año que vivíamos peligrosamente, el año sin rumbo, el año en que las víctimas del terror tuvieron que salir a la calle, el año en que los socialistas vascos amparados por el Sr. Rodríguez Zapatero y su aparato, el del partido, traicionaron la memoria de todos sus compañeros asesinados y heridos, así como de sus familias. Son algunas de las definiciones con las que podríamos pasar este año 2006 a los anales de la historia de este País.
¡Una madre!, esa es la imagen que debemos tener presente, la de una madre, una sencilla mujer vasca, que se siente vasca, a la que un mal día, un día de aciago recuerdo los asesinos le arrebataron a su hijo, una madre, como todas las madres, que no puede imaginar cuando ve nacer a un hijo que ha de sobrevivir a éste, y menos porque un mal día una pistola asesina, manchada de sangre, se cruza en sus vidas.
Esa es la gran imagen, la que nos debe hacer recordar a los demócratas de bien que contra el terror asesino no caben atajos, que las cosas no se consiguen a cualquier precio, que detrás de todo ésto, al margen de los réditos electorales que busque el socialismo, hay personas, hay un Estado y existe la dignidad de todos.
Y a la misma hora en que se producía esa imagen, a la misma hora en que el socialismo vasco con su secretario general a la cabeza se reunía con un miembro de una organización terrorista ilegalizada como es Batasuna, el sr. Blanco reconoce en sus manifestaciones dos cosas: se va a legalizar batasuna, y una vez que sea legal se hablará de cualquier cosa incluida la “autodeterminación”. Hay cosas Sr. Blanco con las que nadie con dignidad, con una posición democrática clara se atrevería ni siquiera a sentarse en una mesa.
Ni condenan la violencia, ni piden perdón a las víctimas, ni entregan las armas, ni se rinden sometiéndose a la acción de la justicia, ni nada de nada. ¿Cómo se puede alguien sentar con gente así? Todos tenemos anhelo de paz, todos queremos la paz, todos luchamos por la paz, pero la paz a cualquier precio conduce a un estado relativista falto de libertades, en que los poderes se ven subyugados por los terroristas, y en el que los ciudadanos se ven desamparados, ven decrecer sus libertades, pues sin responsabilidad por los actos que cometes no puede existir verdadera libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *