ABEL CABALLERO: BALANCE DE CONFRONTACION Y PARO PARA 2010

Hemos tenido en 2010, como desde el principio de mandato, un alcalde que ha ignorado los verdaderos intereses de la ciudad, sustituyéndolos por los suyos propios, y debemos caminar en el 2011 hacia la humildad que haga de Vigo una ciudad de futuro y con oportunidades para todos.

Hacer balance de este año 2010 en la ciudad de Vigo, nos conduce inequívocamente a dos aspectos de enorme preocupación que se centran en las personas. Por un lado, el paro, que alcanza ya las 30.000 personas. Detrás de cada desempleado hay una historia, con nombre y apellidos, con sus problemas personales, con sus gastos, con sus familias, y, en muchos casos, en una situación desesperada. De hecho, hay más de 9.000 familias en Vigo que acuden a los servicios de caridad.

Es posible que muchas de estas personas se hayan sentido engañadas porque el alcalde prometió colgar el cartel del pleno empleo en la puerta del Concello. Y ha conseguido lo contrario: pasar a la historia como el regidor del paro, ya que en Vigo nunca hubo tantos desempleados como ahora. A Abel Caballero le tocó la ‘lotería’ del Plan E y no supo rentabilizarlo en inversiones productivas en la ciudad, en proyectos que podían generar miles de puestos de trabajo. Además, ha traído la confrontación, la división en su propio gobierno y la mentira. Abel Caballero ha buscado el rédito político en la pancarta, en la manifestación y en crear artificialmente una conflictividad que en la sociedad no existe.

Por otra parte, el PP de Vigo considera que las cajas, el hospital y la depuradora han sido temas que han marcado el 2010. Y, sin duda, ha sido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, el que ha traído buenas noticias para nuestra ciudad. Gracias a él, Galicia y Vigo siguen existiendo en el mapa financiero español, con la importancia que ello tiene, y pese a la posición de un alcalde irresponsable, que llevó una pancarta con el lema ‘No a la fusión’ y que dijo que no se presentaría a las elecciones si Caixanova no seguía en solitario. Una mentira más.

Además, Vigo contará, por fin, con un nuevo hospital de gran importancia, de referencia en España, un hospital 100% público, que va a generar 2.400 empleos y riqueza para Vigo. Y una nueva depuradora, que el alcalde quiso utilizar como arma arrojadiza política pero que con el liderazgo de la Xunta de Galicia se consiguió sacar adelante.

En resumen, tres grandes y ambiciosos proyectos para Vigo: una NovaCaixaGalicia referencia en el mapa financiero español, un hospital público referencia también en España, y una depuradora ajustada a las necesidades de esta gran ciudad que es Vigo.

Pero han quedado asignaturas pendientes: la Biblioteca del Estado (Abel Caballero no ha sido capaz de gestionarla y la hemos perdido), la Ciudad de la Justicia (el alcalde no cede los terrenos), el desarrollo del PXOM, los túneles de la ciudad, el paro, la falta de suelo industrial… Demasiados temas importantes para ser la primera ciudad de Galicia.

Hemos tenido en 2010, como desde el principio de mandato, un alcalde que ha ignorado los verdaderos intereses de la ciudad, sustituyéndolos por los suyos propios, y debemos caminar en el 2011 hacia la humildad que haga de Vigo una ciudad de futuro y con oportunidades para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *