AHORA HACIA FALTA VIGOR Y VALOR, ¿PERO?…

Dentro de pocos días, 9 para ser más exactos se cumplirán 4 años de la celebración del último Congreso Local del Partido Popular en la ciudad de Vigo. Ha pasado pues un año de prórroga, y no se atisba claramente el momento en el que se celebre el próximo proceso congresual.

FullSizeRender (1)Si analizamos los 2 momentos: el septiembre de 2011 y el actual septiembre encontraremos similitudes y diferencias. Analizando las unas y las otras sacaríamos unas muy necesarias conclusiones que deberían llevar a una profunda reflexión que no se está produciendo. Año 2011 elecciones municipales el 22 de mayo con unos resultados que no fueron suficientes para gobernar pero que dejaron al PP de Vigo al borde por segunda ocasión consecutiva de la mayoría absoluta. 61.216 Vigueses votaron en aquella ocasión al PP, un 42% de los votos y 13 concejales; año 2015 elecciones el 24 de mayo y el PP de Vigo roza el ridículo más espantoso al lograr el peor resultado del partido desde que se instauraron las elecciones democráticas y desde que existe el PP en la ciudad: 29.000 votos, un escaso 21% de apoyo ciudadano y descalabrarse bajando de 13 a solo 7 concejales. Resulta evidente la bajada de apoyo popular, y lo que es peor la nula notoriedad e influencia que se tiene en la vida municipal al haber obtenido una mayoría incuestionable el alcalde socialista de la ciudad.GRAFICARESULTADOS

Otra similitud entre el 2011 y el 15 es que había cercanas unas elecciones generales en las que se elegiría un nuevo gobierno de la Nación señaladas para el 20 de Noviembre a escasos 2 meses y 3 días de la celebración del congreso el 17 de septiembre. Este año nos enfrentamos a un nuevo proceso electoral para elegir gobierno y parece, por las informaciones que aparecen en los medios de comunicación que se celebrará en el entorno de la Navidad. Aún restan al menos 3 meses para dichas elecciones al Congreso y Senado.

Otra similitud es que en el comentario de muchos afiliados se escuchan comentarios poniendo en solfa el liderazgo del partido en la ciudad, y en este caso en la doble vertiente de presidencia del partido y portavocía del grupo municipal (ya que en el 2011 confluían en una misma persona Corina), y desde esos cargos parece se prefiere mirar para otro lado, silbar y pensar que la cosa no va con ellos. En una junta local celebrada poco después de las elecciones municipales se aseguró que en septiembre se celebraría el ansiado Congreso de “reconducción” de la situación del partido olívico. Hay tiempo, pero por lo visto no hay voluntad porque escudados en una presunta “orden“ de Génova parece lo ha dejado aparcado, sine die. Porque no nos engañemos igual que en idénticas circunstancias se convocó y celebró el XI Congreso Extraordinario con unas elecciones en ciernes, se podría hacer el XII salvo que existiesen entonces otros intereses o éstos otros intereses lo sean ahora. Por cierto el lema de aquel Congreso VigoR resultó un presagio porque poco vigor se ha demostrado, poco Vigo se demuestra y los resultados electorales desde luego no han acompañado en demasía desde aquel momento.

PATA-NEGRA-LOGOUn Congreso abierto, democrático, libre en el que cada afiliado represente un voto y en el que cada afiliado pueda presentarse sin que se distinga entre afiliados normales y “pata negra” debería servir para devolver al partido el tan necesario impulso para afrontar unas elecciones generales tan importantes cuando faltan meses y se viene de un resultado tan nefasto. Ahora realmente haría falta vigor, pero también valor para convencer de la necesidad y lograr que ese Congreso se hubiese celebrado en este mes de septiembre, como por otro lado se había prometido; claro que la costumbre resulta incumplir lo prometido, por lo que esta reflexión quedará en eso en una petición y pensamiento, ahora que nadie se engañe cuando por Navidad nos enfrentemos a otro desastre electoral y será el 4º. Por cierto igual son necesarias menos patas negras y más piernas pegadas a la realidad de la calle, menos propietarios de cromos y más ciudadanos normales, personas que no se les llene la boca diciendo que quieren al partido o que es su familia y que de verdad lo demuestren. Hechos son amores y no buenas razones. Dicho queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *