AREA METROPOLITANA DE VIGO: GARANTÍA DE FUTURO.

articuloFORO

Artículo pedido para el Foro Metropolitano, publicado en el mes de mayo. ENLACE FORO METROPOLITANO:

Parecía que nunca llegaría, pero cuando redacto este artículo la campaña electoral se agota y dejará paso a la realidad de las urnas. Hemos asistido al tiempo de las promesas, proyectos, proyecciones, y quizá de pocas ideas novedosas; pero para los ciudadanos es tiempo de responsabilidad, una responsabilidad que nace de una necesidad: la de acertar de pleno con el más indicado para dirigir la nave que es esta maravillosa ciudad. Vigo en los últimos tiempos ha sufrido un serio frenazo: decisiones equivocadas o, lo que es peor, falta de ellas la han llevado a una parálisis de la que debemos salir.

          La ambición ciudadana nos debe llevar a conquistar el Vigo de los próximos 25 años. No podemos tener miras pequeñas, cortas, debemos reflexionar que ciudad queremos en ese espacio temporal y pelear por ella. Los corsés para las tiendas de lencería, y para quien quiera usarlos, pero para una ciudad como la nuestra debemos pensar a lo grande, máxime cuando tenemos los instrumentos legales para hacerlo. La única idea novedosa que he leído estos días ha sido el de la fusión municipal con ayuntamientos limítrofes, y el proyecto de sobrepasar la barrera de los 300.000 habitantes que se ha antojado complicado a lo largo de los últimos decenios.

           Existe un camino intermedio para solventar ambas cuestiones que llevará tiempo, pero que como las cosechas debemos sembrar para más tarde recoger. Tenemos que pensar en clave de futuro, y éste vendrá de la mano de recapacitar en un Vigo de al menos medio millón de habitantes. ¿Se puede lograr? Pues sí, y tenemos una herramienta legal a nuestra disposición, pero sobre todo una realidad insoslayable, que nadie puede negarnos, hablo del Área Metropolitana de Vigo (Ley 4/2012 de 12 de abril), que es el medio para lograr esa ciudad soñada de más de medio millón de habitantes que habla de centralidad pero también de coordinación. Dos palabras marcan su puesta en marcha: generosidad y compromiso. “Generosidad” por parte de todos los Concellos y sus dirigentes, en que todas esas competencias que señala la Ley y que superan a los propios Concellos se pongan en común (con lo que conseguiremos esa gran ciudad funcionando como un todo); generosidad en que la ciudad de Vigo (de la que el Área toma su nombre) la lidere, y por tanto que el alcalde vigués -sea del color político que sea- se convierta en el Presidente de la misma; y “compromiso” porque la Ley del Área establece materias que actualmente gestionan individualmente los Ayuntamientos que con su desarrollo serán objeto de una planificación, por asunción de competencias, globalizada.  Materias como: promoción económica, empleo y servicios sociales; turismo y promoción cultural; movilidad y transporte público de viajeros; medio ambiente, aguas y gestión de residuos; prevención y extinción de incendios; protección civil y salvamento; ordenación territorial y cooperación urbanística; y coordinación en las tecnologías de la información y de la comunicación, son las que reserva la Ley al Área a la unidad que supone la misma. Dada su importancia vemos como  la planificación del Gran Vigo, el del futuro, el del salto de la 14 ciudad de España a la 6ª o 7ª, en definitiva el salto cuantitativo y cualitativo del siglo XXI, vendrá de la mano del Área. El Área sin Vigo no tendría sentido, de ahí que pida que sea mi ciudad, la capital de la misma la que lidere el proceso, y por ende quien la presida.

          En mi opinión la primera medida para que Vigo avance es que se ponga en marcha este Área Metropolitana, y no debemos dejarnos engañar por aquellos que anuncian una catástrofe si se pone en funcionamiento porque no es cierto,  al contrario, la catástrofe vendrá de aislar  la ciudad. Cuando nos acostumbremos a trabajar juntos en materias tan fundamentales como las anteriores que abarcan los grandes temas ciudadanos, las grandes preocupaciones, alcanzar el siguiente nivel el de la integración sería mucho más sencillo. La realidad se impondrá a los intereses particulares, a los impedimentos y a la propia política “cativa”. Solo me preocupa que en esta campaña hemos oído hablar de muchos proyectos cortoplacistas, pero de este gran proyecto del Vigo grande, del germen de la 6ª ciudad de España, de eso poco o nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *