CABALLERO: CUMPLE TU PROMESA CON LA AVENIDA DE MADRID DE VIGO

La pasada semana se habló por parte del grupo municipal del Partido Popular de Vigo de la necesidad de acometer la reforma de los carriles laterales de la Avenida de Madrid, y se dio una rueda de presa ad hoc e in situ para denunciar su estado lamentable, por cierto, siendo lo primero que se suele ver de la ciudad si accedes por Puxeiros desde la Autovía a Madrid.

Yo doy un paso más allá y me gustaría reclamar al alcalde de la ciudad que cumpla con lo que fue un rimbombante anuncio, uno más de esos que el realiza, en el mes de junio del año 2009, cuando llevaba ya instalado en la “poltrona” municipal 2 años. En aquel momento el alcalde dijo que “el Ayuntamiento de Vigo había solicitado al Ministerio de Fomento la cesión de la Avenida de Madrid, entre la Plaza de España y Puxeiros, con el fin de llevar a cabo un proyecto de humanización y urbanización, que incluirá el acceso al establecimiento comercial de Decathlon (por cierto única obra realizada, pero no por el Concello sino por Fomento). El regidor constató la “voluntad” del Ministerio de Fomento para acceder a esa demanda y recordó que eso significará que ese ámbito pasará a integrarse en el desarrollo previsto en el Plan General de Ordenación Municipal (PXOM)”.

         Caballero hace casi 4 años, explicó que el Ayuntamiento encargaría de inmediato el proyecto de las obras, e incluso tenía la financiación a través de la indemnización que pague Fomento a la Administración local por hacerse cargo de ese vial. “La Avenida de Madrid será una gran vía urbana”, señaló Caballero, quien apuntó la posibilidad de que los concesionarios de coches que hay en la zona se trasladen a la futura Ciudad del Automóvil.

Pero como suele suceder con el alcalde olívico, lanza proyectos al aire como quien hace palomitas de maíz en un microondas, pero luego, a pesar de las numerosas negociaciones que dice mantener, de la financiación identificada, de los otros temas tratados como la Autovía nueva a O Porriño, como suele suceder con él nada de nada.

         Creo que Vigo no se merece esto, Vigo necesita recuperar una entrada a la ciudad digna y señal de lo que Vigo es y debe ser, una entrada a la ciudad santo y seña a nivel nacional. Para ello Caballero en lugar de su constante enfrentamiento con toda cuenta administración se mueve, debe ser proactivo en obtener beneficios para la ciudad, no podemos convertirnos en una ciudad encerrada en sí misma, en una “ciudad-estado” como él dice, no somos la Galia, somos una ciudad por su idiosincrasia, por la manera de ser de los vigueses una ciudad abierta, abierta al resto de la Península Ibérica hacia la meseta y hacia nuestros amigos portugueses, abierta hacia el Océano con nuestra maravillosa Ría, que tras la protección de las Islas Cíes muestra el camino hacia un mundo fantástico, como se atrevió a decir un día nuestro simpático alcalde, una ciudad desde la que podemos ver la Estatua de la Libertad de New York. Verla no la vemos, es evidente, pero millas y millas de mar, de océano tenemos para llegar a ella, desde Vigo, desde mi Vigo, desde nuestro Vigo: ciudad abierta no amurallada, ciudad de muchos no de uno solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *