CABALLERO Y LAS CUENTAS DEL GRAN CAPITÁN (artículo ABC día 22/11/12)

Gonzalo Fernández de Cordoba conocido como “el Gran Capitán”, forma parte de la historia de España por mérito propio. Dice la historia que el Rey Fernando el Católico le pidió que rindiese cuentas de la guerra en Nápoles, exagerándolas y haciendo algo que ha pasado a la historia como una tomadura de pelo. En aquella época quizá no se estilase llevar unos presupuestos, cosa que ahora si tenemos. Los responsables de manejar los dineros de reino “rendían cuentas” una vez finalizada la misión para la que le fue entregado el capital de las cuentas reales.

Con posterioridad, con la llegada del Estado moderno, se legisla sobre los presupuestos, se organiza la forma en que las diferentes administraciones públicas y sus responsables van a “gastar” los dineros procedentes en la mayoría de los casos de la recaudación de los impuestos que pagamos todos, y posteriormente son fiscalizados.

Más allá de la definición que de los presupuestos pudiésemos dar desde un punto de vista técnico-jurídico, lo cierto es que, en cualquier administración cuando los debaten, están ante la cuestión más política del año, ¿por qué? porque estamos ante la discusión, ante la plasmación del proyecto de lo que quiere un gobierno para cumplir sus objetivos como tal. A nivel local, por tanto, cuando un gobierno municipal lo presenta, está señalando a la ciudadanía cual es su modelo de ciudad, cuales son su ideas para ese ejercicio para el desarrollo de su población, y precisamente de ahí radica su importancia. ¿Qué tenemos en Vigo? Tras 5 presupuestos una primera conclusión no es otra que este gobierno carece de rumbo, no tiene un objetivo claro y está agotado, sólo lleva a la ciudad y a nuestros convecinos a la hipoteca de por años. Encontraron unas arcas municipales saneadas, una economía como nunca hubo en la historia de Vigo, y no sólo gastan la caja de todos los ciudadanos, si no que están hipotecando el futuro de la ciudad. Claro que, es fácil disparar con la “pólvora del rey”, y eso hacen algunos responsables políticos con un ejercicio de poca responsabilidad con sus conciudadanos, y haciendo también honor de las cuentas del Gran Capitán, cuando se incurren en gastos injustificables.

Ahora que se presentará un nuevo presupuesto, aunque fuera de plazo (la ley habla de antes del 15 de octubre), debe de exigirse más que nunca responsabilidad a Abel Caballero, el Gran Capitán de Vigo -aunque pontareano de nacimiento- en la elaboración de los mismos. Debería de tener un solo objetivo ser un presupuesto generador de empleo máxime cuando desde el año 2007 Vigo ha pasado de los 17.000 parados, a más de 34.000. Una política transversal con ese único objetivo. El otro debe ser no endeudar irresponsablemente a la ciudad y por ende a la ciudadanía.

¿Lo malo? Qué como Gonzalo Fernández de Cordoba, Abel Caballero, no parece tenga esa prudencia de justificar los gastos; es más, bajo mi punto de vista para no ser como el Gran Capitán, tendríamos que hablar de invertir no de gastar, lo que diferencia a un buen político de un mal gestor, que la “pólvora” sirva para el fin marcado, pero claro para ello debe de tener un proyecto claro y definido. Por eso hay que exigirle los objetivos, porque su obligación es ponerse del lado de los ciudadanos para generar ese empleo, también de los gobiernos autonómico y nacional para colaborar en esa salida. Empleo, empleo y empleo frente a aceras, letreros y autobombo.

¿Qué responsabilidad deben de tener el resto de partidos? El BNG es cómplice de Caballero con lo que nada dirá. Y el PP si ve que el Alcalde por si mismo no es capaz de encontrar el rumbo, pues guiarle, hacer propuestas para alcanzar los objetivos como ciudad, no enrocándose únicamente en la crítica, y contribuyendo activamente al objetivo de contener la deuda y generar empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *