CABALLERO…NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA (ABC 5 DE OCTUBRE)

5OCTUBRE1377492_10201711970057684_1773122519_nAbel Caballero ¿se habrá dado cuenta?: ha quedado al descubierto su minoría, se habrá dado cuenta de la realidad política de que tiene que contar con las otras fuerzas políticas municipales para aprobar cuestiones tan fundamentales como son las ordenanzas fiscales, es decir una de las patas que conformarán el capítulo de ingresos de los presupuestos del próximo año (si es que tiene posibilidad de aprobarlos, y no necesidad de prorrogarlos). La soberbia que caracteriza a Caballero es mal consejero cuando se está en minoría más. Gobernar con 11 concejales como si se tuviesen 27 demuestra, además de un pésimo talante democrático, una nefasta forma de gestionar los intereses de los ciudadanos de Vigo que deberíamos ser su principal preocupación, aunque se ha demostrado sobradamente que su principal leitmotive es: sí mismo.

El mes de septiembre era en el que Caballero presentaba su proyecto de ordenanzas fiscales y presumiría de “es el séptimo proyecto de ordenanzas”…, hasta este año 2013, el pero su minoritaria situación y su falta de talante le han abocado a la cobardía de dejar pasar el mes y no presentar nada más que anuncios en los medios (eso le gusta bastante). Además pese a ser catedrático de economía no distingue entre congelar y bajar, lo que hace saltar del mundo académico al infantil (por lo de Barrio Sésamo). Si se congelan los impuestos municipales al no aplicar el IPC que debería aplicarse del 1,4% no se está bajando respecto del anterior ejercicio, sino que se va a pagar exactamente lo mismo, unos impuestos muy altos, los más altos de Galicia.

Que difícil le resulta la petulancia cuando no puede ampararla con el sostén de los demás. Teniendo en cuenta que legalmente debe de presentar el proyecto de presupuestos antes del 15 de octubre, y que una parte del citado presupuesto son los ingresos, y que para fijarlos las ordenanzas fiscales son fundamentales, parece todo muy extraño y lleva a concluir que probablemente incumpla estos plazos. ¿Por qué? Porque no tiene la certeza, ni siquiera el indicio de poder aprobarlos, por ello retrasa la presentación de las ordenanzas.

El tiempo de presumir acabó, ahora solo toca el tiempo de trabajar ¿sabrá? Lo dudo, trabajar no consiste en vanagloriarse de no tomar vacaciones, consiste en hacer los esfuerzos necesarios para obtener los mejores resultados para perfeccionar la ciudad, y por ende la vida de los ciudadanos, y ello puede conllevar renunciar o aparcar el propio orgullo. Hay demasiados temas pendientes, y cada día se abren nuevos frentes, y Caballero se muestra absolutamente torpe de lograr el mínimo acuerdo para desbloquear temas pendientes. La arrogancia es mala consejera, la falta de cintura peor y ser como Abel Caballero conduce a la paralización de la ciudad. Ciudad de la Justicia, biblioteca del Estado, Área Metropolitana, auditorio, aeropuerto, empleo, tráfico, seguridad…

Vigo tiene un grave problema que es Caballero, él tiene una fuerte oposición en la ciudad que no creemos en que las aceras -siendo importantes- sean el salvavidas del futuro. Estamos viviendo una ciudad dividida, por su propia actuación y precisamos una urbe que funcione como un todo, con una política coordinada de todas las administraciones: central, autonómica, local y supramunicipal. Ello liderado por el Ayuntamiento de Vigo que debe tener un proyecto social, político y económico claro que sólo se puede basar en la cooperación, nunca en la confrontación que lo único que genera es tensiones y divisiones en la propia ciudadanía. Debemos conseguir un solo Vigo, no 298.000 (uno por vigués), y eso solo lo podremos lograr con liderazgo y unidad.

Por cierto ya que presume de la economía municipal más saneada de España le pediría desde este medio, como otrora hice en el pleno, que baje los impuestos, que deje más dinero en el bolsillo de los ciudadanos, se lo agradeceremos. Se ha retratado, Abel está solo y como decía el título del libro de García Marquez …no tiene quien le escriba, entramos en tiempos electorales y ello significa que cada partido querrá hacer la guerra por su lado, él también. Para todos pensemos en Vigo y los vigueses dialoguemos y escribámonos, el futuro nos lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *