DEL DIÁLOGO A UNA 2ª TRANSICIÓN.

SUAREZ SOLOEl diálogo es el camino para lograr el acuerdo y la paz social. Lo digo así, sin anestesia. Creo que es necesario recuperar el espíritu que supuso el cuaderno de bitácora de Adolfo Suárez, recuperar un espíritu: el de trabajar con todos, para todos que supuso los primeros años de la Democracia tras la Transición, y poner en valor los principios inspiradores de la Carta Magna de 1978 para como dice su Preámbulo  establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos integramos la Nación Española. Debemos recuperar los valores que señala la propia Constitución en su primer artículo valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político; y las fuerzas políticas debemos confluir en un gran pacto nacional que saque de la lucha política constante los temas serios de un País serio: la educación, la sanidad, la justicia, el modelo de estado y la seguridad. Durante demasiado tiempo nos hemos acostumbrado a las decisiones L´Oreal (como dicen en un chiste) : “porque yo lo valgo”.

padres constituciónEl acuerdo debe ser el motor de las reformas que este País necesita, el mismo espíritu que en el año 1978 llevaron a los más variopintos posicionamientos ideológicos a encontrar el camino que condujo a estos 37 años de paz, democracia y prosperidad. Estos 37 años (que con los ajustes que sean precisos espero que se conviertan en muchos más sin modificar la esencia del Texto) demuestran que habiendo voluntad, poniendo cada uno de nuestra parte se pueden lograr leyes que perduren en el tiempo; la permanencia de leyes en determinadas materias sensibles como las que señalé con anterioridad son fundamentales para la buena salud de la Democracia. Cada gobierno dicta sus normas sobre educación, intenta modificar las mismas en materia judicial o de seguridad, la sanidad o el bienestar social se convierte en demasiadas ocasiones en forma de trueque y siempre oímos de los diferentes partidos (y no hay distingos) “cuándo lleguemos al Gobierno cambiaremos la Ley X”, y me pregunto porque no dice ningún partido “¿Por qué no nos sentamos y no nos levantamos hasta que tengamos una Ley consensuada que sirva para todos?” ¿Por qué cuesta tanto dialogar, intercambiar opiniones y concluir con acuerdos? ¿Por qué siempre querer imponer y no componer?

          España merece estabilidad, pero no solo económica, también política y esa estabilidad en un Estado de Derecho solo se consigue desde el respeto a la Ley y a la propia Constitución. Trabajemos todos unidos por mejorar, porque solo mejorando saldremos adelante, solo unidos haremos un mejor País y creo que en ello confluimos todos porque debe ser lo que nos mueva. Tenemos la posibilidad de hacer una segunda Transición la de la 1ª Transición, al futuro de España. A mí me parece ilusionante, o ¿No?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *