EL AUDITORIO MAR DE VIGO: MOTIVO PARA LA UNIÓN.

Han sido muchos los años para que Vigo contase con una demanda ciudadana de primer orden, como ha sido el Auditorio de la ciudad. Diversos gobiernos, de todos los signos políticos hemos trabajado para que la ciudad tenga tan importante infraestructura.

Desde aquella firma ya famosa en la azotea de lo que era Casa Mar, hasta una inauguración en la que se pone la placa de inauguración con nocturnidad y alevosía por parte de Caballero, han sido muchos los avatares y las dificultades, porque no decirlo, pero lo tenemos ahí. Un Auditorio que debe ser de todos y de nadie, es ahora motivo del tan manido y aburrido y “tu más”. La ciudadanía queremos soluciones, queremos que el Auditorio de la ciudad no se convierta en un muerto más sino en un lugar de encuentro, celebración, fiesta y concordia, que para eso debió nacer.

Si hace más de 200 años reconquistamos la ciudad a los franceses, al poderoso ejército napoleónico fue porque destilábamos unión, porque trabajamos todos en una única dirección: la de conquistar nuestro futuro. Hoy en el año 2013 estamos ante nuevos retos en los que no es un ejército extranjero el que nos asedia y quiere conquistar y dominar, sino que son: el desánimo, las dificultades, esta maldita crisis económica, crisis de valores, de sentimientos, de empleo y de ilusión. Quizá la falta de ilusiones sea lo peor, nos hemos acostumbrado demasiado a luchar por las cosas, conseguirlas y pelearnos hasta destruirlas.

Cambiemos el chip, luchemos unidos, peleemos por lo que Vigo merece y consigamos mantenerlas, porque las “cosas”, las “obras” son de TODOS, son de VIGO, mentalicémonos de ello, busquemos mejorarlas pero sin destruir, sin daños colaterales. Vigo nos demanda unidad en las cosas fundamentales ya sea justicia, sanidad, transportes o cultura, Vigo nos reclama sentido común (que como se suele decir es el menos común de los sentidos), y sobre todo nos exige resultados, resultados que sólo unidos conseguiremos.

Por ello, y por dónde empecé, con nuestro Auditorio Mar de Vigo, no son tiempos de que nos lancemos reproches -aunque sean con razones y argumentos-, son tiempos para que busquemos entre todos del partido que seamos, de la posición, profesión o situación que tengamos, una solución para que si hemos tardado diez años en conseguirlo, dentro de 10 veces 10, nuestros hijos, nietos y demás descendientes digan:”Vigo se reconquistó muchas veces, una vez en 1809 con R mayúsucla, y desde el 2013 cada vez que los vigueses trabajaron unidos por un solo objetivo VIGO y no por el cortoplacista rédito personal”. Mi mensaje hacer ciudad entre todos y construir un futuro mejor y juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *