EL DEPORTE ES SALUD, PERO ¿LA BUROCRACIA LO ES?

PREFERENTEMEDICODIA 1.-Dicen que el deporte es salud, y sin duda los que así lo manifiestan tienen toda la razón, claro es hasta que una lesión te aparta temporalmente de su práctica. En esa estamos, con una rotura gemelar que tras un mes de inactividad no acaba de solventarse. Y como andar tenemos que hacerlo y no podemos sentarnos en reposo eterno en un sofá a ver pasar la vida, pues te decides a consultarlo al médico. Después de seguir su consejo del cierto reposo, hielo y antiinflamatorio y ver que no acaba de solucionarse, vuelves a consulta, y así lo hice en el día de ayer: vamos a pedirte una ecografía preferente como prueba diagnóstica (añadió a ver si cuando te la hagan no se te curó ya sola). Primer paso me cubre un papel, tengo que bajar a Citas para que me pongan unas etiquetas y con el formulario debidamente cumplimentado me informan que tengo que desplazarme al otro extremo de la ciudad desde mi Centro de Salud de Rosalía de Castro al Centro de Especialidades de la Calle Doblada para allí pedir la vez. Salgo del centro de salud y la verdad lo hago enfadado y comento con mi mujer algo que parece obvio en pleno año 2015 siglo XXI pero que visto lo visto no lo es tanto: ¿en la época de la informática de verdad la burocracia tiene que ser como en el XIX? ¿No existe una base informática en la que mi médico pueda hacer la solicitud de prueba diagnóstica y se me indique vía SMS o EMAIL el día de la prueba? La verdad es que me fui calentando al comprobar las claras disfunciones del sistema y que me parecen relativamente sencillas de arreglar en la era de las nuevas tecnologías, en la época en que viajamos en avión no en carromato, porque ni siquiera puedes hacerlo tú en casa con el ordenador, tienes que desplazarte. Fin de la primera jornada de esta pequeña odisea.

CITADIA 2.- Bueno, esto es absurdo, pero hay que entrar por el aro de la burocracia e ir a pedir vez, después de todo me la ha puesto preferente y la cosa irá rápido. Me acerco a primera hora por aquello de que a quien madruga Dios le ayuda. Ya la tengo, después de una pequeña espera en la cola una amable señora me dice su cita es para el 29 de febrero (el 2016 es bisiesto) en el Meixoeiro, y me salió del alma: ¡pero el médico me dijo que era “preferente”!, revisa de nuevo el ordenador me dice que me la puede dar en el Cunqueiro, le digo me da igual uno que otro, pues entonces el 11 de febrero a las 9 de la mañana. Y de allí me voy con mi cita para preferente para dentro de 4 meses en el Cunqui como le llaman dando saltos de alegría porque voy 18 días antes, y espero como me dijo el doctor de cabecera que para aquella igual ya lo tengo curado. Al menos eso espero.

                 Por escrito la ironía quizá no se entienda pero creo que es precisa una revisión de los procesos administrativos, una revisión de la burocracia en post de una reducción de las esperas y una optimización de los recursos sanitarios. Vamos que el deporte es salud, pero una excesiva burocracia puede llegar a matar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *