EL FUTBOL AUTONÓMICO: ¿OPIO PARA EL PUEBLO DE LOS NACIONALISTAS?

Vaya por delante una cosa: no me parece mal que una selección de jugadores gallegos dispute un partido como el programado para esta noche. Dicho lo anterior, me parece mal: el uso político de un acontecimiento deportivo como el antes mencionado, me parece mal el uso partidario de un acontecimiento futbolístico como el de la selección autonómica de Galicia contra la selección nacional del Uruguay, me parece mal que más allá de la fiesta que supone como divertimento un partido amistoso como éste, subyazcan una vez más las “rifas” entre organizaciones políticas y seudo culturales.
Por mi edad no lo he vivido, pero si recuerdo el comentario de algunos de mis familiares acerca de la utilización por el franquismo de las retrasmisiones futboleras como opio del pueblo, como acallamiento del clamor democrático que subyacía en aquella época, hablo de los 60, en España. Pues bien aquellos que criticaban aquella situación emplean ahora el mismo sistema, el futbolero, para reforzar sus tesis soberanistas e independentistas, porque o mucho me equivoco o esta noche de jueves será utilizado por los partidos y organizaciones satélites del BNG como exaltación de un espíritu nacional nada arraigado en los gallegos, o acaso ¿por qué si no se venden las entradas en las sedes del BNG?. Porque interesa que el público mayoritariamente sea a favor de obra, a favor de las tesis del bloque.
Pero no debemos caer en el error que se criticaba en los años 60 y debemos manifestar como dijo un entrenador de fútbol que “el fútbol es fútbol”, y añado yo “la política es política“.
Por mucho que se llene el Estadio de San Lázaro, que estoy seguro se llenará, por mucho que la selección autonómica de Galicia gané a la selección nacional de Uruguay, por mucho que se empeñe el vicepresidente Quintana o sus acólitos del BNG, Galicia no es una nación, es una nacionalidad histórica, y eso amigos del bloque el fútbol no lo va a cambiar. Por otro lado que gane Galicia. ¡ Viva Galicia, mi tierra!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *