EL QUIJOTE AEROPORTUARIO VIGUÉS

En un anterior artículo hablaba de la imagen de unidad dada en el último pleno de la Corporación Municipal y anunciaba también que esperaba, y cito textualmente, que “La imagen dada en el pleno debe trasladarse luego al día a día, no puede convertirse en un espejismo roto en la primera rueda de prensa”. ¡Pues ni 24 horas! La guerra ha vuelto a la Plaza del Rey, y Abel Caballero ha salido de la posada donde velaba las armas como otrora hiciera D. Quijote, y cabalgando por la ciudad ya no busca gigantes encontrándose molinos de viento, no ve las aspas del molino, ve conspiraciones aeroportuarias contra la ciudad, ve a otro caballero que identifica como Feijóo, y carga contra él como si de un verdadero enemigo se tratase, cuando en realidad es como aquel arriero que en la obra de Cervantes atacara el “flaco Hidalgo” en la Posada. Como Alonso Quijano se ha buscado su particular Sancho Panza, pues tan insigne Caballero precisa al menos un “criado”, y que mejor que en vez de uno, tres, los 3 concejales del gobierno-oposición (esquizofrenia política) del BNG vigués. Si el bueno de Sancho trataba de poner cordura en su “señor”, los sanchos vigueses azuzan a Caballero y le vociferan “Señor, señor, son gigantes no molinos”. (Traducido: es culpa de la Xunta, es culpa de la Xunta, no somos nosotros). Ambos se han autoconvencido de su propia ilusión.

No estamos en Vigo para escenas cervantinas, porque el relato anterior que puede sonar a guasa sucede realmente en nuestra amada ciudad. No creo en una conspiración global, y si lo hago en que mientras se buscan enemigos con los que sacar determinado rédito electoral como hacen el señor Caballero y sus secuaces frentistas, se pierden grandes oportunidades para la ciudad. Sí que creo en una actuación leal, en la normalidad institucional y en la colaboración por el bien todos. Pero quien camina solo (como hace el Alcalde) es prisionero de esa soledad, máxime cuando esa soledad es buscada,  y por ende intencionada.

 ¿Subvenciones aeroportuarias si o no? He sido muy claro al respecto, bajo mi punto de vista NO, NUNCA ¿por qué? porque falsean el mercado. No es cuestión de partidos políticos, ni de administraciones, no es cuestión de ser vigués o coruñés, es simplemente materia de coherencia y sentido común. Ni ayuntamientos, ni diputaciones, ni la administración autonómica deben dar ningún tipo de subvención ni ayuda a vuelos potenciando artificialmente una terminal en detrimento de otra. En todo caso deberá ser el Ministerio de Fomento o AENA los que gestionen la política de coordinación y ayudas, máxime cuando la propia Unión Europea tomará medidas en caso de no hacerlo.

Mientras en Vigo el Quijote Caballero y sus particulares Sanchos han logrado introducirnos en una situación kafkiana: subvenciones no pero si, si pero depende, depende pero no. ¿Finalidad? Electoral única y exclusivamente. Triste pero cierto, Caballero y el BNG siempre que lo necesitan se olvidan de principios, de sus ataques (preparados) y lo peor se olvidan de Vigo para sólo pensar en el año 2015. No podemos basar nuestra defensa en un constante ataque, no podemos permitir que el alcalde se enfrente a todo el que se mueve máxime porque no lo hace a título personal, lo hace como máximo representante de esta Ciudad. Sólo negociando, dialogando y cooperando se solucionaran los problemas para todos. Evidentemente no se puede pelear contra todo lo que se mueve y pretender que te traten como si nada pasase.

Personalmente reclamo para la política coherencia, sentido común, colaboración y dejar a Vigo en buen lugar con nuestras actuaciones políticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *