EL VOTO ARMA DE RESPONSABILIDAD COLECTIVA: ÚSALA CON CABECIÑA.

urna-voto-jovenesLa acción política municipal es la acción más próxima a la persona, basada en la prestación de servicios a los ciudadanos y a las unidades familiares en las que se integran. La familia es la unidad básica de convivencia, bien común cuyo cuidado es de responsabilidad colectiva. Por ello, el apoyo a los ciudadanos y las familias desde una perspectiva integral y transversal, basada en la coordinación y la colaboración entre las instituciones, es la estrategia básica que debe orientar las actuaciones y servicios de cualquier ayuntamiento. Las políticas públicas deben ir orientadas hacia el bienestar, hacia la mujer y el hombre que habita todos y cada uno de los barrios y parroquias de la ciudad. Ocuparse de la persona debe ser el fin último de todo el programa o proyecto de ciudad, su materia (o eje) transversal. Actuaciones de apoyo a la persona y las familias, se dirigen a favorecer su desarrollo y evitar los factores de exclusión, pobreza, desestructuración e inestabilidad. La mejor política social que se debe ofrecer a los ciudadanos es crear el clima social, económico y político adecuado para la generación de empleo por parte de las empresas, crear el caldo de cultivo preciso para conseguir de consuno con otras administraciones el objetivo irrenunciable de lograr niveles de empleo que nos pongan en niveles mejores a los anteriores al final de la crisis económica.

          Los gobiernos municipales deben defender y garantizar la libertad del ciudadano, y por ende su participación en los asuntos públicos a través de las distintas asociaciones vecinales y de otro tipo existentes en las ciudades, que por ejemplo en la mía es tan rica en su tejido asociativo. La sociedad está reclamando cambios en la política, en las formas, en un ejercicio de mayor trasparencia y cambio constante, que aumente la fiabilidad y confianza en las instituciones democráticas y que nos haga mejorar como ciudades, pueblos o villas.

          Ahora que estamos cerca de encontrarnos nuevamente con las urnas debemos reflexionar, no el día 23 de mayo, es decir un día antes en la conocida como “jornada de reflexión”, si no que debemos reflexionar que candidatura defenderá mejor los intereses ciudadanos y las reflexiones antedichas. Por ello el ejercicio del voto es la más poderosa arma en democracia, es el arma que te permite cambiar las cosas, pero como arma que es debe utilizarse con mucha responsabilidad y reflexión, pensando que cuando la utilices no lo hagas en beneficio propio y si en beneficio de la colectividad a la que perteneces. A estas alturas de película empiezo a tener claro como hay que usarla, por ello os pido reflexión, responsabilidad y buen uso. Se trata de un arma peligrosa, si no es usada adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *