EN DEFENSA DEL AREA METROPOLITANA DE VIGO. BASTA DE BOICOTS.

Desde el año 2012 tenemos un instrumento importantísimo, que tuvimos aparcada por la inconsciencia o mejor dicho egoísmo del alcalde de la ciudad. Se trata de la Ley 4/2012 del Área Metropolitana de Vigo. Es fundamental su desarrollo, porque muchas de las políticas que se hacen actualmente desde los municipios aisladamente, deberán desarrollarse desde el Área, lo que nos daría una visión distinta más adaptada a los tiempos. ¿Por qué lo digo? Porque la Ley del Área establece materias que actualmente gestionan individualmente los Ayuntamientos que con su desarrollo serán objeto de una planificación, por asunción de competencias, más global. Así el artículo 15  de la Ley establece el ámbito competencial, y al margen de otras que se puedan estableces por Ley, señala en su apartado 2. Que el Área Metropolitana de Vigo ejercerá, en los términos establecidos en la ley, competencias sobre las materias que a continuación se indican:

  1. a) Promoción económica, empleo y servicios sociales.
  2. b) Turismo y promoción cultural.
  3. c) Movilidad y transporte público de viajeros.
  4. d)Medio ambiente, aguas y gestión de residuos.
  5. e) Prevención y extinción de incendios.
  6. f) Protección civil y salvamento.
  7. g)Ordenación territorial y cooperación urbanística.
  8. h)Coordinación en las tecnologías de la información y de la comunicación.

          Vemos que son materias de suma importancia que deben llevarnos a tener una visión más globalizada y altura de miras para hacer una planificación en el que el GRAN VIGO al que aspiramos en este proyecto cuaje y llegue a su fin.

         Creo pues que la primera medida para que Vigo avance es precisamente que se ponga en marcha esa Área Metropolitana, y no debemos dejarnos engañar por aquellos que anuncian una catástrofe si se pone en camino, porque no es cierto, sino al contrario la catástrofe vendrá de aislar a la ciudad. Se debe realizar una planificación global para crecer. Por eso, ahora que se ha puesto en marcha parece incomprensible que se haga por parte de mi partido político (impulsor de la norma y su reforma) una equivocada política de boicoteo de la puesta en marcha. Abandonar la sesión constitutiva fue un grave error; no querer acudir a las reuniones que convoque su presidente un dislate; e impedir por la vía administrativa su inscripción sin simultáneamente recurrirla ante los tribunales de Justicia un mayúsculo palo en la rueda de su nacimiento. Pero además, desde un punto de vista político, es la maniobra menos inteligente que he visto en los últimos tiempos, dando más madera a quien desde hace tiempo busca la confrontación entre administraciones, por ello en el supuesto de que efectivamente el acto de constitución fuese nulo o anulable por un defecto formal, debe corresponder a la Justicia y no a la administración autonómica tomar cartas en el asunto, y para su reclamación ante la Justicia estarían legitimados cualquiera de los representantes metropolitanos (que no son pocos). Además, si se piensa que algún funcionario haya podido cometer algún tipo de ilegalidad debe procederse conforme a la Ley, pero no debemos obviar que el Secretario de la Corporación (que lo es del Área conforme la Ley) tiene encomendado el asesoramiento jurídico de la misma, por lo que si jurídicamente opinó que la sesión debiera continuar, solo cabría el control jurisdiccional del mismo.

Si es necesario judicializar se debe judicializar, lo que no se debe en ningún caso es cargar de razones a aquel que falazmente lleva años acusando a la Xunta de Galicia de ser enemiga de la ciudad, porque no siéndolo, podría llegarse a la conclusión de que hace actuaciones al menos poco entendibles en la ciudad.

Sé que lo más cómodo es hacer seguidismo de lo que digan, no replantearte las cosas y mucho menos hacerlo públicamente, pero sinceramente el compromiso con esta ciudad, el amor a Vigo, el convencimiento de que parte de su futuro pasa por el perfecto desarrollo del Área deben llevarnos a tener una opinión propia y a reclamar que lo referente al Área Metropolitana de Vigo parta la voz desde el partido en la ciudad, al fin y al cabo ¿no es de Vigo? Y si a alguien le molesta lo siento, pero Vigo debe estar por encima de todo y no puedo consentir que se actúe en contra de sus intereses, y creo no soy sospechoso de ser pro Caballero precisamente. A principios del siglo XX se unió Bouzas a Vigo y nada pasó; 10 años después se inauguró el Tranvía que era precisamente metropolitano y nada pasó; en los años 40 se unió a Vigo Lavadores y se desarrolló esta gran ciudad; en los 50 Citroën recayó en la ciudad y supuso su definitivo despegue. Ahora en 2016 el Área metropolitana debe suponer no un “chiringuito más”, y si el germen del nuevo Vigo, el de la fusión municipal pese a quien le pese porque el mapa administrativo de España y por ende de Galicia ha de cambiar en los próximos años de este siglo XXI, del que hoy caerá una nueva hoja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *