ESCULPAMOS LA CIUDAD COMO UN ARTISTA (dedicado a Pedro Dobao)

El otro día tuve el placer de compartir café con una persona curtida en mil batallas, un hombre digno de admiración, pues para mí la tienen aquellos que son capaces de traspasar la temporalidad del instante, del material, de la mirada para transformarla en belleza, en arte en definitiva. Un trozo de madera, un metal, un papel, una piedra tienen para él su aquel, algo más, algo inmaterial que solo mentes privilegiadas, señaladas por un don especial son capaces de ver, como aquellos que cogen una “tábula rasa” y la transforman en algo hermoso para los sentidos. Y hablaba con Pedro Dobao de arte, de la metáfora, de la vida, de lo bonita que es la cultura, de lo necesaria que es para nuestras vidas y de lo poco que se valora.

pedrodobaoHay muchos artistas en este mundo, muchos transformadores de la realidad en los más diversos órdenes de la vida, pero quizá haya poca gente sensible a detenerse, observar, penetrar con la mirada y descubrir lo escondido en lo evidente. Con los ojos de un artista debemos recorrer una ciudad; con la habilidad de un historiador saber de dónde venimos; y con la ilusión y habilidad del escultor esculpir a dónde vamos. Esculpir la ciudad implica primero reconocer el material –incluidos sus defectos y virtudes-, esculpir exige definir el proyecto que se quiere, esculpir reclama ejecutar adecuadamente la obra pensada, esculpir es en definitiva modelar el material transformándolo en la idea que se tiene. Debemos ser conscientes que Vigo crece y se desarrolla junto a su industria –no es vergonzante ser eminentemente industriales- y que los servicios, la ciudad de servicios, es aneja a la misma no sustitutoria. Potenciando esta faceta industrial con sectores estratégicos muy marcados (automoción, naval, pesca, etc) potenciaremos los servicios, lo haremos también con el aeropuerto, puerto, zona franca como herramientas coadyuvantes. El cincel debe esculpir ese material y de ahí sacaremos un bonito futuro en el que con trabajo crezca la ciudad, se desarrolle, y además de trabajo, ofrezca: cultura, deporte, turismo, en definitiva oportunidades para que entre todos saquemos la “escultura de la felicidad” que debe ser Vigo para sus vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *