GRACIAS ABUELOS

     Una breve historieta:

    De cada uno de mis abuelos tengo recuerdos, todos bonitos y especiales, pero estos días recordaba por diversos avatares cuando era pequeño y mi abuelo materno, Casto, y yo nos dábamos unos larguísimos paseos por nuestro querido Vigo. Caminábamos solos, y me decía “que poco me fio de la mitad de la cuadrilla”. Entonces era impúber, y pensaba ¿qué dice este hombre?, pero años después tengo claro lo que me decía, y la razón que tenía en la broma a su nieto mayor. ¿Cuántas veces nos pasa esto en cualquier ocasión de la vida? Lo malo es que últimamente me resulta demasiado familiar esa sensación –solo que la mía no es con niños precisamente- que muchas veces te acompaña gente en esta vida de la que no solo no puedes fiarte, sino que no debes, y que buscan la mínima oportunidad para intentar zancadillearte. Pero no lo logran porque también me decía “teñen tanto medo os bispos os cregos”, y quienes intentan hacerte tropezar no tienen la categoría ni personal, ni intelectual, ni moral para conseguirlo y se convierten en simples piedrecillas en el camino, que tenemos que sortear para continuar con el mismo.

    Era un hombre recto, que andaba muy derecho y que también me decía: “hombros atrás, mirada al frente y viendo a 25 – 30 metros”. Aquello que yo pensaba era por mi manera de caminar, creo que encerraba algo más, que intentaba decirme que en la vida hay siempre que mirar al futuro obviando las dificultades, y con aspiraciones que te hagan crecer como persona, con orgullo. Cuantas enseñanzas, que unida a “o falar non ten cancelas”, y que razón, cuantos hay que hablan, hablan y no dicen nada, porque te intentan minar pero mirando a esos 30 metros digo que más da.

    Las enseñanzas que tienen poso en el interior de cada uno de nosotros y que nos sirven para crecer como personas y avanzar en nuestra vida. Algún día yo espero ser abuelo (dentro de muchos años) espero si puedo caminar con un nieto dar consejos certeros como los que mis abuelos me dieron a mí, mientras aprovecho para dárselos a mis hijos. Gracias abuelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *