HABLAN LAS BASES. AMIGOS DEL PARTIDO POPULAR, NO ENEMIGOS.

FullSizeRender (2)Desde las Islas Baleares hasta Galicia, pasando por muchos sitios: Valencia, Castilla – La Mancha, Madrid, Asturias, Cantabria, etc., han nacido grupos dentro del Partido Popular que buscamos la regeneración de la vida política, la revitalización del partido a fin de evitar su desaparición, o insignificancia política, de la mayor formación política de Europa. Creo que a todos los afiliados que nos hemos decidido a participar de una u otra manera en la regeneración popular nos preocupan los ademanes adquiridos en los últimos tiempos por la organización, los resultados electorales obtenidos y la manera de afrontar la más que necesaria renovación de personas, y por ende equipos, y reformulación de ideas y programas. El inmovilismo es mal consejero por lo general en la vida y no es distinto en una organización como es un partido político. Pretender seguir actuando en el año 2016 como si aun estuviésemos en los albores de la Democracia en este país no es más que significativo de que los afiliados nos impliquemos en la vida del partido, que tomemos la voz y forcemos la adopción de decisiones por parte del “APARATO” que muchas veces solo oye argumentos endogámicos producto de arroparse los unos a los otros, y que desdeñan la opinión de afiliados de base y/o simpatizantes, en no pocas ocasiones, más en contacto con la realidad cotidiana de la calle, que escuchan la opinión ciudadana y que han de convertirse en auténticas correas de trasmisión de la actividad política. Tenemos pues dos conceptos fundamentales: ESCUCHAR Y TRANSMITIR.

          Uno de esos problemas es sin lugar a dudas la corrupción que tanto asola a nuestra formación, y que si vemos los argumentarios salidos de Génova quieren focalizar el problema en el “los otros más, con más implicados y sobre todo mayor número de implicados”. Craso error, la ciudadanía quiere ejemplaridad, quiere honradez y sobre todo desdeñan el que todos sean iguales para buscar la excelencia en el comportamiento ético. Hemos de ser los propios afiliados los que denunciemos esas actuaciones, los que exijamos la limpieza necesaria y los que propongamos medidas para obtener esa regeneración: limitación de mandatos, tolerancia cero con los corruptos, medidas disciplinarias internas, personación en los procesos judiciales, etc pueden ser algunas medidas a adoptar. LUCHA CONTRA LA INMUNDICIA INTERNA.

            Otro de los problemas que tenemos que mejorar es en el contacto con la ciudadanía. Cada vez que escucho en la calle o en los medios de comunicación hablar de la “sociedad civil” como algo distinto de los políticos me preocupa. Y lo hace porque los políticos no debemos ser ajenos a esa sociedad civil, sino miembros de la misma, solo así recuperaremos la confianza de nuestros iguales. La presencia en la calle, el contacto con el ciudadano es imprescindible para revitalizar la acción política y conseguir recuperar la confianza perdida. SER NORMALES Y PARECERLO.

          Debemos ganar también el mundo de las ideas, de las propuestas, que ha sido siempre algo consustancial a nuestra formación, recuperar los principios y valores que consiguieron con Jose María Aznar al frente pasar de ser una fuerza de segunda a obtener gobernar en la mayoría de ayuntamientos, comunidades y en el gobierno central. Recuperar pues esos principios de libertad y solidaridad que nos situaron como referente del centro-derecha español, es fundamental para proseguir en la defensa de la sociedad española desde la perspectiva de nuestra organización. REFORZAR IDEAS PARA VENCER CONVENCIENDO.

10341683_1677067885899841_7350195833472833013_nTambién creo que es necesario ver como normal la autocrítica en el seno de la organización, no podemos tener comportamientos de secta y ver en los que aportan una visión crítica enemigos del partido, y si ver que a través de la crítica se hace también partido, porque solo conociendo en que se falla, analizando dichos fallos y buscando soluciones se puede hacer una organización más fuerte. Deberíamos recuperar la idea, que creo tenía nuestro fundador D. Manuel, que somos el partido que más se parece a la sociedad española, pero para ello debe percibirse de ese modo, no alejándonos, y si acercándonos a nuestros convecinos. APERTURA A LA SOCIEDAD.

FullSizeRender (3)En el momento político en que nos encontramos el artículo 6 de la Constitución debe ser referente de los partidos, por ende, del nuestro también, o más diría yo. Sobre todo, hacer efectivo al máximo lo dicho por el precepto in fine: “Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”. Un afiliado un voto, congresos abiertos, fórmulas de participación directa de los afiliados en la vida orgánica, establecer la elección de listas mediante primarias libres y abiertas, un hombre un cargo, y otras medidas (yo apuntaría por ejemplo el establecimiento de algún tipo de moción de censura interna) redundarían en ese comportamiento. REGENERAR PARA GANAR.

          Estas son solo unas reflexiones personales, que expresan las bondades que veo en unos grupos como los nacidos, que no creo sean enemigos de la organización, sino al contrario revitalizadores de la misma, foro de ideas y discusión y sobre todo afiliados comprometidos con unos principios e ideales, porque no olvidemos que las personas pasaremos, pero la organización tiene vocación de permanencia (o al menos debería tenerla). Por ello participo de este grupo, un grupo en el que creo trasciende la idea de que otro partido popular es posible, sin olvidar su pasado, pero en constante camino hacia el futuro. HABIENDO BASES SOLIDAS, HAY EDIFICIO, Y UN FUTURO FUERTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *