HOY PARECE EL DÍA DE LA SALUD. PERO NADA BUENA.

loteria-navidad-salud-1-720x340Esta mañana al levantarme y oír en la radio las noticias me ha dado un vuelco el corazón. Eran las 6 de la mañana y pensaba que estábamos en septiembre, a finales eso sí; pero al oírlas me vino la duda si estábamos ya en el 23 de diciembre, y si mañana celebrábamos la Nochebuena. ¿Por qué lo pensé? Pues porque a la vista de la valoración de los resultados electorales de los distintos actores de la vida política parecía que estábamos en la valoración de la Lotería navideña. Nadie perdió: a quien no le tocó el primer premio (aunque muy repartido), o el segundo, o uno de los quintos, y alguno pensó aquello de “por lo menos tenemos salud”, aunque visto lo visto mala salud de hierro.

          Da igual el partido todos han ganado: los que pedían el si (en extraña coalición y con candidato testaferro del número 4 de la lista) ganaron; los que realmente sacaron algo positivo (C´S) lógicamente también; el PSC que bajó en escaños pero mantuvo el tipo en votos; y mi partido el PP que sigue sin querer ver las cosas, silbando mientras continúa la sangría en este caso en votos (se perdieron más de 123.000) y en escaños bajando 8 de una tacada. Pero para esto último también se consiguió una justificación en forma de encuesta en junio que daban 6 o 7. Creo que es la primera vez que se justifica un batacazo electoral utilizando las típicas encuestas que los propios partidos denostamos. Increíble pero cierto, desde el partido se dice nos tocó la pedrea pero siempre nos queda la salud.

uci¿Pero hay tal salud? La verdad es que es complicado decir que estamos ante un buen momento de salud. Por poner un ejemplo gráfico: como formación política llevamos 3 amagos de infarto en lo que va de año el primero con las andaluzas, el segundo con municipales y autonómicas (con pérdidas muy significativas) y el tercer achuchón ayer 27 –S (porque al final no era diciembre) con el leñazo catalánAFILIADOS GRANDES OLVIDADOS. El problema de la salud popular es que llevamos mucho tiempo con malos síntomas: colesterol y tensión alta (en forma de corrupción y decisiones poco acertadas y explicadas) y no se adoptaron las medidas de autocrítica de cambio de perfiles y de afrontar los problemas en el partido sin mirar para otro lado, y ante esos malos síntomas no se han tomado las medidas necesarias para no tener la crisis cardiaca, y claro al final tanto ha ido el cántaro a la fuente que al final se produjo un primer aviso allá por marzo: un desmayo en Andalucia y prefirió seguir igual; en mayo hubo un segundo aviso éste más fuerte y se anunciaron muchos cambios que al final han sido menos. Ahora estamos en la UCI después del infarto de ayer, máxime cuando el presidente del partido se volcó en las elecciones como nunca, y la única explicación que hemos oído sacada de un horroroso argumentario es concluir que “en junio estábamos peor y al menos hemos llegado a 11”, disculpas de mal pagador e inventada no se por quien.

          Pues nada, sigamos mirando para otro lado, olvídese la generosidad de los dirigentes para enrocarse o mejor dicho atornillarse en unas sillas en las que algunos llevan instalado demasiado tiempo, no acometamos reformas internas, olvidemos esos Congresos para reactivar el partido, sigamos pensando que nada pasa y que en diciembre gracias a la “gran gestión económica” la ciudadanía se va a olvidar de otros muchos temas como las antipatías que algunos provocan, y veremos como en diciembre tras las elecciones en vez de acabar en la UCI lo haremos en el cementerio; en diciembre se pedirá un esfuerzo a los afiliados y simpatizantes cuando el desánimo está instalado entre nosotros y cuando se observa como muchos dirigentes no están dando la talla. Hace falta un revulsivo de verdad, un desfibrilador que haga recuperar la confianza, e igual sustituir una válvula dañada por otra que no lo esté, recuperar la centralidad que se ha perdido (aunque se me antoja difícil), y no decir blanco y hacer negro, o decir negro y pensar blanco. Coherencia creo que se llama.

ucd¿Tenemos pues salud este 23 de diciembre, perdón 28 de septiembre? Pues no, estamos muy malitos, y o se hace algo para salir adelante, o el juez levantará un cadáver político de toda una formación en diciembre. Por el bien de todos, sobre todo los que tenemos una manera de pensar y mantenemos una afiliación, tómense medidas, porque nada hay seguro en esta vida y si el barco está hundido nadie te puede pedir el sacrificio de ahogarte sin más. Sigamos el ejemplo de la Transición, el ejemplo de Adolfo Suárez, para lo bueno y para lo malo: para lo bueno por la Democracia y para lo malo para ver lo que puede suceder con el partido, porque ya antes pasó con la UCD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *