JUAN CARLOS I GRACIAS POR CUMPLIR CON SU DEBER EL 23 F

Ayer 23 de febrero, hace 25 años nació para mi recuerdo la primera de esas cifras que con el tiempo los españoles nos hemos acostumbrado a ver, pasando de 23 de febrero a “23-F”, una fecha de enorme significación por su resultado en nuestra joven democracia.
Muchos recordaban ayer lo que hicieron hace 25 años, y lo cierto es que en mi caso, dado que contaba con 11, el recuerdo es más de lo que sucedía en casa y de la preocupación por lo que se veía en la televisión, aunque si tengo grabada en la retina esa data. Pero si recuerdo una imagen sobre todas de aquel día, al margen de una película con Jerry Lewis de un lechero, fue la imagen de Su Majestad el Rey D. Juan Carlos I con traje militar caqui y corbata negra, gesto serio y, sobre todo, defendiendo nuestro orden constitucional, defendiendo lo que los españoles nos habíamos dado como modelo y base de nuestra convivencia unos años atrás. El Rey tuvo un papel decisivo en aquellos momentos como símbolo que es de la unidad y permanencia del Estado, y justo es reconocérselo y justo hubiera sido en el día en que se cumple el XXV aniversario de tan triste fecha el que el Congreso hubiese destacado por encima de todo el papel importantísimo que jugó en tan trascendental momento para la joven democracia de España.
Pero con los nacionalistas nos topamos y, claro, destacar la importancia del papel del Rey es destacar su papel de garante de esa unidad y permanencia de la Nación española, y visto lo visto por parte de ERC, EA y PNV que quieren precisamente cargarse la unidad de la Nación, creando sus micro naciones, pues claro, el papel del Rey debía quedar sumido en un segundo plano.
Pues bien al menos los españoles de a pie le reconoceremos ese papel, lo destacaremos y diremos bien alto que no queremos que se repitan situaciones como la de aquella indeseable fecha, pero que tampoco queremos que se ceda en la defensa de la Constitución del 78.
A veces el que una votación sea unánime no es más que una perfecta patochada, que se destaque la unidad de todo el Congreso en una votación insulsa y falta de verdad con la historia viva de este país no es más que un apaño.
No está pues de más recordar que si estamos aquí viviendo esta democracia ha sido en gran medida por la actuación de un Rey, de Juan Carlos I, que con valentía dio órdenes a los militares como Capitán General de defender la legalidad constitucional. Pese a quien le pese, en eso la ciudadanía, los sindicatos y los partidos políticos nada tuvimos, tuvieron, que ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *