LA CONCENTRACIÓN, SUS CUENTAS: ¡OIR VS ESCUCHAR!

Después de unas horas de la Concentración convocada por Abel Caballero, supuestamente para la defensa del Aeropuerto de Vigo, he de reafirmarme en lo manifestado hace días: es el pistoletazo de salida de la campaña electoral de las municipales del 24 de mayo de 2015. ¿Pronto? Quizá, pero el Alcalde, debemos recordar lleva desde mayo de 2011 en campaña, no la abandona nunca, por eso tensiona con otras administraciones, por eso no colabora con Diputación, Xunta de Galicia ni con el Estado, el sólo colabora consigo mismo, y con su goebbeliana labor propagandística. Dicho esto, no voy a entrar en si cinco mil, seis mil o dos mil son muchos o pocos, primero porque aunque fuesen 500 deberían ser motivo de preocupación y de desvivirse para los políticos, seamos del partido que seamos, y defendamos las opciones que defendamos. En cualquier ciudad, si un grupo ciudadano muestra su preocupación por un tema, los políticos al menos debemos prestarles la debida atención, debemos empatizar con la ciudadanía para comprenderla mejor.

En una época en la que las prisas, las nuevas tecnologías y el “ruido” hacen que muchas veces sólo OIGAMOS, voy a reclamar en política una nueva forma de entenderla, con una vieja palabra que últimamente se practica poco ESCUCHAR. El diccionario de la RAE, lo define como “Prestar atención a lo que se oye”. Creo que en la sociedad actual falta prestar la atención debida a los mensajes que la ciudadanía nos da, a lo que oímos de nuestros convecinos en definitiva. Ayer un número importante de viguesas y vigueses salieron a la calle para defender el aeropuerto de la ciudad, “YO ESTOY CON ELLOS”, yo también quiero defender el aeropuerto, y he escrito y hablado mucho al respecto, pero no implica que esté de acuerdo ni con una concentración, ni mucho menos con el Sr. Caballero, con el que discrepan incluso muchos de sus compañeros de partido.

Los    que llevamos Vigo en el corazón, pero sobre todo en la cabeza, los que pensamos en clave de Vigo, en rojo y blanco; los que creemos en un Vigo abierto a los demás como nuestra Ría, que abrigue a todos como hacen nuestras Islas Cïes; que se muestra al exterior como hacemos con nuestra industria, con nuestro Puerto, con nuestros paisanos “sembrados” en los lugares más recónditos de la tierra los que creemos en una ciudad que combine la tradición de nuestra historia con el despunte de una ciudad moderna y transformadora, no queremos ataques externos, pero tampoco enfrentamientos, queremos unidad, consenso y respeto, porque si respetamos a los demás nos haremos respetar nosotros, los que pensamos en un Vigo hermano de A Coruña, de Santiago, de Ferrol, de Lugo, de Ourense, de Pontevedra y del resto de poblaciones de Galicia, pensamos en una ciudad dinámica, motor de Galicia, cabeza de Galicia y sin la que Galicia no sería nada. Un Vigo que no compite con el resto de ciudades gallegas, sino que unidos a las ciudades compite con Porto, con Bilbao, con otras muchas poblaciones. ¿Es el aeropuerto fundamental? Por supuesto lo es. Y creo en su  viabilidad, es más estoy seguro que si la racionalidad se instala, es decir, si nadie subvenciona a nadie, si dejamos que el mercado marque los ritmos, el Aeropuerto más beneficiado va a ser sin lugar a dudas uno: Peinador, el nuestro, por influencia de población, de volumen de negocios, riqueza económica y futuro. Para ello lealtad institucional, y escuchar.

Yo he escuchado a mis conciudadanos y estoy seguro que más que nunca merece la pena luchar por esta ciudad, por su presente, pero sobre todo por su futuro. No tengo chándal como Hugo Chávez, no voy envuelto en la bandera de mi ciudad como hizo ayer Caballero, pero como antes dije pienso y siento con los colores de mi capital y pretendo seguir escuchando. Otros seguirán oyendo, y mientras sólo oigan no solventaremos los problemas de mí, nuestra, ciudad. Esto no es la radio en que el éxito se mide en el número de oyentes que da el EGM, los resultados se logran escuchando, trabajando y estando del lado del ciudadano sea del partido que sea. “Escucha, coherencia y sentido común”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *