LA PENOSA LETANÍA DE LA CORRUPCIÓN

corrupcionoA la mañana escribí un tuit en el que señalaba la sensación que me produjo el Cara a Cara: fue un debate vacuo, vacío, inconsistente, y poco edificante para el conjunto de los españoles. Hoy legión de sesudos analistas periodísticos, sociológicos, políticos, etc se han detenido en analizar el tono del lenguaje, los distintos reproches, así lo han hecho todos los partidos políticos: los unos para alabar, los otros para denostar y todos para intentar sacar rédito para el próximo día 20. Pero personalmente creo que todo ha quedado en la superficialidad de un anecdotario de un debate, que debería ser per se contraste de posiciones, exposición de ideas, defensa de actuaciones y vencer convenciendo. Nada de lo anterior se vio en el día de ayer por la distorsión que sobre lo verdaderamente importante se produjo por una de las grandes preocupaciones de los españoles LA CORRUPCIÓN.

           Aunque nuestra democracia es mayor de edad, ha cumplido este año los 40 han sido demasiados los casos de corrupción que han salpicado la vida política a todos los niveles. Se ha convertido en una auténtica letanía, retahíla o lista del barro que ha manchado nuestra democracia. Así ha afectado a gobiernos de todos los partidos y colores, hay para todos desgraciadamente. A modo de ejemplo (aunque considero que no es más que ejemplo de lo que “NO DEBERÍA SER”) podemos citar los siguientes casos: Aceite de colza, Fidecaya, Banca Catalana, Flick, KIO,Wardbase, Fondos reservados, Rumasa, Filesa , Malesa, Time-Export , Ave, Seat, Osakidetza, CESID, Juan Guerra , Casinos, Pilar Miró, Ibercorp, Urbanor, Sarasola, Urralburu, Bardellino, Godó, BFP, Gran Tibidabo, Estevill, Turiben, Salanueva, Expo’92, Roldán, Paesa, Banesto, Palomino, GAL, Petromocho, Caso Naseiro, PSV, Hormaechea, Cruz Roja, Minería, Sóller, Zamora, Pallerols, Lino, Sanlúcar, Villalonga, Tabacalera, FPRCEM, Gescartera, Malaya, Jaume Matas , Pretoria, Marinaled, Zarrafaya, Ciudad del Golf, Bolín, Salmón, Sayalonga, Matsa, Alzoaina, Plasenzuela, Castelfollit, Riopedre o Renedo, Campeón, ITVs, Millet o Palau, Cambril, Porcuna, Faisán , Nueva Rumasa, Nóos o Urdangarín, Tótem, Biblioteca, Brugal, Berzosa, Garzón, Pitiusa, Dívar, Cooperación, Alcorcón, hasta los más recientes y rimbombantes por el hartazgo: Gürtel, Bárcenas, Amy Martin, los EREs falsos de Andalucía, Bankia,…(y desgraciadamente los que vendrán) a los que hay que unir toda una serie de asuntos que se sustraen de lo nacional para caer en lo local u autonómico y que engrosan la lista de la vergüenza nacional, la lista del barro, los casos arrojadizos que utilizan unos y otros en los debates.

fotonoticia_20151214101106_1280Felipe González, Jose Mª Aznar, Jose Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy, Rubalcaba, Joaquín Almunia y ahora Pedro Sanchez han utilizado (utilizan) los casos de corrupción cuya letanía relaté anteriormente para intentar rascar unos votos, aunque fuese o mejor dicho sea a costa de enmerdar la vida política, pero lo que hay que plantearse es ¿qué fue antes el huevo o la gallina? O lo que es lo mismo ¿qué es antes enmerdar un debate, o los casos de corrupción? Luther King dijo aquello de “I have a dream”, pues yo también tengo un sueño, que un día los debates políticos en campaña electoral sean obligatorios (a 2 a 3 o a los que sea) porque los ciudadanos tengamos (tenemos) derecho a conocer de primera voz las propuestas de nuestros políticos, y que de verdad se debata sobre ideas, proyectos y programas porque hayamos desterrado la corrupción de la vida española; porque no olvidemos que si Pedro Sánchez sacó el ventilador de la inmundicia (y Rajoy contraatacó con la de él) es porque los casos de corrupción forman parte de la vida política y social española, porque en caso contrario nada le podría reprochar. Ahí está el problema que los casos haberlos haylos. De momento toca soñar y a quien se le reproche los casos soportar estoicamente los mismos y exigirle que hagan lo imposible por alcanzar my dream. Bueno soñar es gratis y exento de impuestos (menos mal).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *