LEY versus CESION POLITICA

Los beneficios penitenciarios (fundamentalmente, redenciones de penas por el trabajo) aplicados a terroristas durante los anteriores Gobiernos, del PSOE y del PP, venían impuestos por la Ley, en concreto por el Código Penal del año 1973. Dichos beneficios eran de carácter automático y se aplicaban independientemente de la gravedad de las penas o la evolución del preso.
Las excarcelaciones de terroristas por razones humanitarias se han producido en contadísimas ocasiones y siempre por razón de grave enfermedad incurable. Por ejemplo: Miguel Sarasqueta, que sufrió un derrame cerebral; Santiago Díez Uriarte, que tenía cáncer; o Julián López Rojas, que sufrió un proceso tumoral, por el que murió poco tiempo después de salir de la cárcel. Las excarcelaciones, algunas tan polémicas como la de la Mesa Nacional de HB, vinieron dictadas por la Justicia y no por el Gobierno.
¿Qué diferente verdad? Frente a una imposición legal, frente al automatismo de una Ley Orgánica, la voluntariedad, la decisión arbitraria y política del gobierno socialista cediendo a un chantaje (reconocido por el propio Rodríguez Zapatero) de un terrorista que nunca se ha arrepentido de asesinar, y que voluntariamente se pone en huelga de hambre para conseguir doblegar la voluntad democrática del Estado de Derecho.
Mañana a las 20:30 horas debemos de estar todos en las concentraciones que se van a celebrar a lo largo del País, por la libertad y porque no se cedan a más chantajes de los asesinos etarras, y pasado mañana los que puedan a Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *