NAVARRA NO ES UN CROMO. ¡VIVA NAVARRA!

¿Fantasma que no existe? Esto pronunciado por la Vicepresidenta del Gobierno creo que hace reír a no pocos españoles.
Mañana los navarros y el resto de españoles se van a manifestar por las calles de Pamplona en defensa de su propia identidad, de sus Fueros y de no convertirse en un fantasma del pasado siendo utilizada irresponsablemente como moneda de cambio por un Presidente de Gobierno timorato, y que es quien de ceder a los pulsos que desde Batasuna se le plantea. A los hechos hay que remitirse, no ya a lo del chantaje de De Juana, si no por ejemplo al intento del día de hoy de suspender el juicio que el próximo miércoles sentará en el banquillo de los acusados al ínclito Otegüi, con un fiscal alineado con las tesis abertzale, una fiscalía en la que prima el principio de jerarquía y que responde a las peticiones del Gobierno a través del Fiscal General y de ahí en cascada.
Otro hecho cierto, y los medios de comunicación han sido eco de ello, es que Batasuna ha pedido como parte de la solución del “conflicto” y como moneda para alcanzar la “paz” (me río de todo esto): Navarra, la anexión de Navarra a la Comunidad Autónoma Vasca, que implicaría su sometimiento a los dictados abertzales y su desaparición como Comunidad Foral. ¿Se puede consentir esto? No, Navarra no puede, ni debe, ni quiere ser moneda de cambio, tiene identidad, historia, capacidad, querencia y sobre todo orgullo de su idiosincrasia.
¿Por qué le preocupa tanto al Gobierno socialista, al PSOE y al PSN la manifestación de mañana? Sólo cabe una respuesta: porque se retratan, porque como se dice vulgarmente se les ve el plumero, y sobre todo porque electoralmente no están convencidos de que la cuestión sea un “fantasma”, porque estamos ante un Gobierno sin criterio, que esta al albur de las decisiones de ETA-Batasuna, y la sociedad española, y por ende la navarra les ha calado, saben de que van, y no les gusta lo que ven.
Mañana no estaré físicamente en Pamplona, pero si lo estaré con el corazón, porque Navarra se merece que la respeten, se merece la defensa que desde UPN se ha emprendido, de su identidad, de su libertad y de sus Fueros. Creo firmemente que estamos en un momento político de suma importancia y que de una vez por toda se debe reconocer que Navarra, el viejo Reyno de Navarra tiene su historia y cultura separada de las maniobras anexionistas de los abertzales vascos, y creo que por tanto ha llegado el momento de que propongamos la derogación de la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución.
Con Navarra y su Libertad no se juega, Navarra no es cromo que cambiar para no se que, por no se quien. ¡Viva Navarra Foral!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *