NO DEMOS EL PESCADO, BUSQUÉMOSLO Y ENSEÑEMOS A PESCAR.

 vigoindustrialConsultar los datos sobre la importancia económica de la ciudad de Vigo en la actividad empresarial gallega, nos pone en la guía de lo que supone para el presente y lo que debe suponer para nuestro inmediato futuro: Vigo mantiene activas más de 24.000 empresas; es la zona más emprendedora de todo el noroeste peninsular; el área metropolitana alberga al 20% de todas las empresas de Galicia; en Vigo se genera el 27% de toda la facturación industrial gallega, el 23% del Valor Añadido de Galicia y el 50% de las exportaciones de la comunidad autónoma. Solamente la automoción, el complejo Mar-Industria y la Construcción Naval asentada en Vigo representan el 58% de la facturación provincial y el 40% del valor añadido en la provincia. Recientemente hemos comprobado como con el esfuerzo de trabajadores, empresas y administraciones hemos logrado situarnos en el epicentro industrial con importantes contratos internacionales como son los de la automoción con la furgoneta K9, el naval con nuevos pedidos para nuestros astilleros, la pesca con las negociaciones de las cuotas pesqueras, etc. Pero no debemos conformarnos, porque la industria va en el ADN de la ciudad, y su crecimiento a lo largo del siglo XX así lo demuestra. En los últimos años, quizá por equivocadas decisiones políticas habíamos obviado nuestra idiosincrasia para dejar de ser en lo que somos los mejores, y convertirnos en algo diferente, un sucedáneo que nos ha llevado al aumento del desempleo, a la pérdida de competitividad y a bajarnos un poco del tren.

          Las administraciones vemos como también juegan su papel en la defensa de la actividad económica y en crear el clima adecuado para la potenciación de la economía a todos los niveles. En Vigo el gobierno ha dejado de lado la política proactiva en búsqueda del crecimiento económico, para instalarse en la “política estética” y en la de la “acusación”. ¿Por qué? Porque se ha primado el arreglo de calles, en la mayoría de los casos simples operaciones de cambio de ropaje, en este caso de losetas; y se ha buscado la confrontación, la búsqueda de enemigos externos, la acusación frente a esos supuestos enemigos, para hacer olvidar las propias vergüenzas. Lo cierto es que se ha tenido más dinero que nunca, pese a la crisis económica, pero se han perdido muchas oportunidades, por una nula planificación, por ineficacia e ineficiencia, y ello me parece grave. En la actualidad no existe una unidad de actuación en el Concello, son hasta 3, con 3 concejales diferentes los que llevan la política económica en los aspectos de industria, turismo, comercio y mercados, y la estrategia de empleo (1.Área de Distritos, Parques, Xardíns, Limpeza e Comercio; 2.      Área de Industria, Turismo, Cultura e Festas y 3.Área de Emprego, Participación Cidadá, e Voluntariado. Tres está claro que no es el número de concejales mejor para coordinar y liderar, ser el cerebro de la política de promoción económica para una ciudad de 300.000 habitantes, precisamente porque nos encontramos ante una conjunción de ineficiencia e ineficacia. Por ello debemos plantearnos ¿HACIA DONDE QUEREMOS IR? A UNA SITUACIÓN DE COMBINACIÓN DE EFICIENCIA Y EFICACIA, DONDE HAGAMOS MÁS CON MENOS Y LOGREMOS ANTES LOS OBJETIVOS. (Se entiende que la EFICIENCIA se da cuando se utilizan menos recursos para lograr un mismo objetivo. O al contrario, cuando se logran más objetivos con los mismos o menos recursos. Y LA EFICACIA podemos definirla como el nivel de consecución de metas y objetivos. La eficacia hace referencia a nuestra capacidad para lograr lo que nos proponemos.) VIGO DEBE LOGRAR LO QUE SE PROPONGA Y PARA ELLO PRECISAMOS LIDERAZGO POLITICO, COOPERACIÓN Y BUSQUEDA DE OPORTUNIDADES.

            La organización municipal actual es evidente que no prima la unidad de actuación en una materia tan importante y sensible como es la Promoción Económica, ni por tanto se ha mostrado como eficaz y eficiente, en un área que aglutina tanto la industria, como el turismo, el comercio, los mercados y por ende la generación de empleo.

           ¿Por qué? Porque creo que a nadie se nos escapa que la acción política en estos aspectos suponen el auténtico corazón del crecimiento económico de la ciudad, y por tanto de su futuro, y si las distintas organizaciones y empresas configuran esos órganos vitales para nuestro querido Vigo, el Concello debe convertirse (en la actualidad no lo es) en el cerebro que coordine, instruya, lidere e influya en la puesta orgánica del cuerpo vigués. Al igual que el corazón humano no latería sin el cerebro que dé la orden, así tampoco la economía ciudadana funcionará sin el Ayuntamiento liderando las estrategias y cooperando con otras administraciones y/o organizaciones para el crecimiento vigués. Hemos estado más pendiente del aspecto estético que de la organización interna, nos hemos olvidado de cuidar el corazón de la ciudad, de contribuir a su fortaleza y nos hemos centrado desde el concello en temas más mundanos. Si leemos los Estatutos de la Fundación Provigo observaremos que los fines de la misma fueron entregados por el Concello a principios de los años 90, con lo que creemos que al margen de la labor destacable realizada por la Fundación estos años en la que debemos destacar por ejemplo el Plan Estratégico 2010 obviado por el gobierno municipal se vuelve ineficaz e ineficiente para cumplir con la misión de desarrollo que la política económica local. Fundación Vigo Convention Bureau nacida en 2008 con la abstención del PP, mantiene como objetivo fundamental desde su creación la promoción de Vigo como sede de congresos, convenciones y viajes de incentivo, a la vez que colabora en el apoyo a la promoción de Vigo como destino turístico profesional, de manera articulada con las instituciones y entidades que forman parte de la misma.

          Resulta evidente que un ayuntamiento, máxime del tamaño del olívico debe de liderar la búsqueda de oportunidades para su ciudad, en unas ciudades será exclusivamente el turismo, en otras el ocio, en algunas el comercio, en otras tendrán que inventarlas, pero en la nuestra, en la mía, tenemos perfectamente identificados nuestros potenciales nuestra industria (automóvil, naval, la pesca, la alimentación, el textil, las nueva industria aeroespacial, el turismo, comercio, etc), tenemos potencialidades, tenemos ideas, tenemos emprendedores desde hace muchos años, tenemos unas condiciones naturales fantásticas para ser una gran nave, solo nos falta un buen guía. La mejor política social es generar empleo, de calidad y para todos; pero no solo es la mejor política social, es también la mejor política aeroportuaria, portuaria, turística, etc… Si los ciudadanos tenemos dinero en el bolsillo (y no por subsidio, sino por trabajo) tendremos un seguro crecimiento, por eso decía que hay que cuidar el corazón de la ciudad que es su promoción económica, y luego vendrá el aspecto más estético, pero no debemos porfiarnos solo en arreglar calles, en una acción estética que es pan para hoy y hambre para mañana. No demos el pescado, enseñemos a pescar.

          Para ello debemos caminar hacia una nueva forma de entender no solo la organización a nivel municipal sino también su actuación; no basta con tener una buena organización, si ésta no es eficaz, es decir si no logra los objetivos planteados, y para ello debe existir una estrategia de la que carecemos actualmente. El Concello debe ser proactivo para atraer nuevas actuaciones en materia de promoción económica tanto a nivel industrial, como turístico o de servicios, debemos asumir el liderazgo y con él generar empleo y riqueza con la que poder acometer otras actuaciones que modernicen más esta gran urbe del noroeste español. Identificar oportunidades, pelear y colaborar por ellas debe ser una labor de un alcalde y sus concejales, integrar a todas las organizaciones de la ciudad, sumar administraciones, universidad y organizaciones debe ser una labor municipal que hace ciudad, que genera esas oportunidades y que sirven para crear riqueza y empleo. La fórmula de pensar por y para Vigo, de trabajar por y para Vigo de creer en un gran Vigo debe ser la que nos ocupe en los próximos años, para ello trabajemos, renovemos esta ciudad y creamos que lo que nos propongamos será posible, y si lo creemos lo haremos con esfuerzo, dedicación, ilusión y cooperación. Sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *