NOS QUIEREN IMPONER LA LIBERTAD CONTROLADA O VIGILADA.

frase-mi-libertad-se-termina-donde-empieza-la-de-los-demas-jean-paul-sartre-140331El pasado jueves, invitado por la Asociación APD, tuve la oportunidad de ver la película Snowden del director Oliver Stone, en un cine fórum que creo no dejó indiferente a ninguno de los asistentes. Oliver Stone que se ha caracterizado en su filmografía por hacer películas con alto contenido de crítica política, no iba a ser menos en este largometraje, aunque personalmente creo que la película trasciende la política, la seguridad, para replantearnos desde un punto de vista cuasi filosófico el concepto moderno de libertad. Tradicionalmente hemos entendido que “mi (nuestra) libertad termina donde comienza la de los demás”, tal y como nos enseñó Jean Paul Sartre; pero ¿qué sucede cuando la seguridad interfiere en ello? ¿Qué pensar cuando un gobierno establece que no existen límites entre la libertad de los ciudadanos? ¿Cómo enfrentarse a la idea de que a través de las nuevas tecnologías nos enfrentamos ante una nueva forma de esclavitud nacida del control?

snowdenStone nos pone en la ventana, en el foco de debate, la necesidad de preservar una limitación de nuestras libertades individuales en post de la seguridad, y lo hace además con una crítica que se aleja de ideologías, de partidos políticos, de demócratas o republicanos para hacerlo caer en los propios ciudadanos. El control comenzó con Bush, pero Obama prometió hacer algo, y no solo no lo hizo, sino que aumentó el control. El miedo se ha interpuesto en nuestro concepto de libertad y es el parapeto ideal para que el concepto tradicional de ser libre haya sido sustituido por el de “libertad-segura” o “libertad-controlada” o “vigilada”. Pero debemos plantearnos ¿merece la pena? ¿es auténtica libertad? Sinceramente me temo que entra dentro de la capacidad de elección de cada uno, en su libertad individual: habrá quien lo defienda e incluso comprenda, y los que -como yo- opinen que en el fondo no es auténtica libertad y si el triunfo de los que pretenden con sus acciones poner en jaque nuestra forma de ver la vida, nuestra forma de entender sin fanatismos nuestra existencia. Con estas fórmulas limitativas de nuestros derechos individuales, de control en post de una falsa seguridad que nunca es absoluta, como hemos podido comprobar recientemente en Francia o Bélgica, estamos renunciando a nuestra propia esencia como personas para cedérsela al control del Estado que sabe todo de nosotros y que sabe no nos puede garantizar que nada nos pueda pasar. ¿Qué eliges?

  Si Jean Paul Sartre hubiera sido contemporáneo nuestro habría reformulado su afirmación sobre los límites de la libertad y hubiese dicho algo así como: “mi libertad termina donde comienza la de mi dispositivo electrónico controlado por el Estado.”

libertad_w1¿Es libertad? Al final la auténtica libertad, me atrevería a decir que la única en la actualidad, es la de nuestra mente, la de nuestro pensamiento, solo aquello que permanece dentro de nuestro pensar es auténticamente libre, porque en el momento en que lo exteriorices puede ser objeto de observancia, y por ende pasará de ser auténtica libertad a libertad-segura, o libertad-controlada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *