¿OJOS QUE NO VEN? TORTAZO QUE TE PEGASTE.

evolucion voto ppdevigo¿Todos ganan? No señores, no todos ganan en las elecciones, aunque los sesudos dirigentes políticos siempre arriman la ascua a su sardina. Un caso paradigmático lo tenemos en la ciudad de Vigo. Aritmética señores, hasta mi hijo de 5 años empieza a hacer sus primeros pinitos en el mundo de los números, y sabe lo que es más o menos. Hoy leo en los diarios de mi ciudad, y alguno respecto al PP dice que ha recuperado voto en la ciudad. Siempre, hasta ahora había oído que, los resultados de unas generales o de unas autonómicas o no digamos incluso con las europeas no son extrapolables a las elecciones municipales, ahora deberíamos añadir DEPENDE. Pero si partimos de la premisa de admitir “pulpo” como animal de compañía, y puestos a extrapolar el PP de Vigo en el año 2011 obtuvo 71.827 votos en las generales mientras ahora 48.674, o lo que es lo mismo 23.153 votos menos que se dicen pronto 16 puntos menos en votos; si vamos a las municipales el desastre es aún mayor se bajó de 61.616 a 29.000, o lo que es lo mismo 32.616 votos menos, porcentualmente se bajó nada más y nada menos que 23 puntos.

          Sí, sí, hay que frotarse los ojos para que alguien con este panorama vea buenos datos y una recuperación en vez de la constatación de un claro desastre. Puestos a extrapolar los problemas comenzaron en el 2012 en las autonómicas en Vigo con menos de 50.000 votos (casi 67.000 en 2009), y con nula autocrítica, y mucha autocomplacencia; pensando que existía un suelo firme bajo el que ha aparecido un gran boquete en forma de varios sótanos. Cuando se reconoce el diagnóstico años después, podemos hablar de una autopsia y no de una cura. Hubo muchos avisos a los que se quiso hacer caso omiso y ahora vienen las consecuencias, pero lo más lamentable es querer ver brotes verdes donde no los hay, querer engañar a votantes y afiliados o lo que es peor tomarnos por tontos o “ignorantes matemáticos” al fin y al cabo casi todos sabemos sumar y restar y no nos perdimos la lección de Coco de que es más y menos.

Pero bueno como dice el dicho no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni sordo que el que no quiere oir… pero las sillas, los cargos a algunos les enroca en intentar hacernos comulgar con ruedas de molino aun cuando desde la sociedad muchos decimos NO. Un plato será un plato, una cuchara una cuchara, pero 71.827 no es igual a 48.674, porque somos ojos que vemos y que no creemos en los argumentarios y si en los argumentos y los datos. Al final ojos que no quieren ver tortazo que te pegas. Seguiremos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *