¿PREFERENTES O RELEGADAS? (ABC 10 ABRIL 13)

Estuve en la pétrea Compostela. Siempre es agradable dejarse envolver por la humedad de unas calles que rezuman historia, pero también la historia de muchas personas que pusieron sus esperanzas personales, sus anhelos de cambio en un lugar tan mágico como Santiago. Pero esta visita fue menos espiritual y placentera que en esos casos, y más crematística. ¿Por qué? Porque acompañé a Jose Luis.

Jose Luis es un simpático jubilado, un honrado trabajador de tantos que tenemos en Galicia, que siendo de Vigo disfruta de su retiro en A Estrada. Además es uno de esos ciudadanos que han resultado “estafados” o engañados, por una entidad financiera en la que él tenía depositada toda su confianza tras haber “trabajado” (como se dice en el argot bancario) toda su vida con ella: Caixanova. En ella cobraba su nómina, pidió préstamos, hipoteca, y también ahorró, invirtiendo en los famosos plazos fijos. Pero un buen día vencido uno de esos plazos, el director de la sucursal a la que solía acudirle “coloca”, a él y su mujer, algo más de sesenta mil euros en preferentes y subordinadas, sin mediar firma.

Todos los ahorros de una vida de duro trabajo, de horas de desvelo se los colocaron en un producto que vencerá allá por el año 2050. ¿Lo hizo voluntariamente? No, fue engañado. Le dijeron que era como un plazo fijo, pero a la hora de la verdad ha resultado que son preferentes y subordinadas. Alguien le tuvo que dar la instrucción a los directores de las oficinas para que se afanasen en la búsqueda de clientes para ese producto. ¿Quién diseñaba los productos en Caixanova? Ahí precisamente está la cuestión, ¿quién o quiénes adoptaron la decisión estratégica de colocar el producto financiero indiscriminadamente? Ese es el quid de todo. Transformar en un problema político, una decisión estratégico-empresarial es simplificar mucho la cuestión. Jose Luis es de los que piensan esto es más, ha acudido a alguna reunión de afectados en A Estrada y llegó a la conclusión de que en el afecto de un gravísimo problema se intenta manipular a muchos afectados para hacer leña política de un gravísimo problema económico. A la vista de la manipulación, de la utilización de un problema de primer orden como ariete político en manos de unos partidos que en vez de defender a los afectados defienden su estatus electoral, ha decidido no ir a ninguna mas de estas reuniones.

Lo que ha optado Jose Luis, y de ahí nuestra visita a Santiago, en concreto al Instituto Galego de Consumo, es acudir a la vía del arbitraje e intentar por esta vía hacer bueno aquel aforismo que utilizamos los abogados “melior tuiorque est certa pax quam sperata victoria” o lo que es lo mismo “más vale un mal arreglo que un buen pleito”. La Xunta de Galicia fue la primera en apostar por la vía del arbitraje y seguirá haciéndolo tal y como han recalcado. Jose Luis va a esperar a esta solución porque ve más razonable intentarlo que vilipendiar la democracia asaltando casas consistoriales o parlamentos, porque es un convencido demócrata piensa que los representantes se eligen en unas elecciones y que encerrarse en ayuntamientos de un “solo” color político, cosa curiosa, no le va a devolver su dinero, sólo acabará con su paciencia y esperanzas, a la vez que atacará al sistema que un día después de 40 años de dictadura nos dimos.

Después de esta reflexión la lluvia continúa regando la Alameda Compostelana, y la historia continúa mientras creo que todos tenemos el sentimiento unánime de pensar que la gran estafa de las preferentes y subordinadas merece el apoyo de todos, la solución por parte de NovaGalicia Banco y la búsqueda de que en el futuro indeseables situaciones como ésta no se vuelvan a producir, para que lo presentado como “preferente” no se convierta en “relegado”, o a la postre cuasi “regalado” que es peor. Después de ver la subida de remuneraciones a los directivos del Banco la gente se enfada, pero ¿debe ser con los políticos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *