“PROCESO CONSTITUYENTE” DISFRAZ DE GOLPISMO. NO EN MI NOMBRE.

golpistas_lateral (1)Ayer noche, hice un ejercicio no sé si de puro masoquismo (la verdad no me gusta), de estoicismo o de simple y llana imprudencia. Lo vi, a Pablo Iglesias mosqueado como nunca, con esa coleta lavada con “pantene pro activ”, esa espalda cincelada por el peso de la prominencia capilar que le hace aparecer encogido de hombros. Ayer tenía algo más encogido que los hombros, el ánimo, se le veía nervioso y salido de madre, iracundo y a la defensiva. Actuaba como tertuliano en vez de como líder político, y eso es grave, porque no es el presentador de la Tuerka ni el producto televisivo de tertulia, es un político, representante de España ante el Parlamento Europeo y máximo representante de Podemos, esta formación político-virginal que ve en todos los demás sus enemigos, y que hasta la fecha –pese a la gravedad de algunas cosas que dicen- se amparan en que son atacados por todos. Si uno de sus dirigentes recibe una beca y le abren un expediente se ataca al partido y solo es informativo; si otro de sus fundadores emite facturas individuales a través de una sociedad para evitar pagar un 52% y abonar solo un 30, es un patriota (porque no constituyó la empresa en un paraíso fiscal, habrá que agradecérselo) y se le utiliza para atacar al partido; si se les reprocha que se presentaron a unas europeas con un panfleto que han ido reduciendo por la imposibilidad de su aplicación se miente y la “casta” ataca al partido; si se habla de un artículo que escribió el señor Iglesias en 2008 denostando la bandera española, nuestro himno y diciendo que si Bolivia tuviera selección de baloncesto la apoyaría, es un ataque al partido. Está claro que van a ir de víctimas hasta el final porque se sienten cómodos en ese victimismo, y porque piensan que esa estrategia les puede aportar votos.

Hasta ahí estamos ante su postureo, podemos discrepar en sus planteamientos políticos además de en su tono, pero lo verdaderamente grave, bajo mi punto de vista, se produjo al final cuando le preguntan por el sistema y “¿cómo va a hacer para reformar la Constitución (recordando que para ello hacen falta mayorías cualificadas y que necesitaría contar con otras fuerzas)?” En la respuesta a esa cuestión, es donde se ve al auténtico Pablo Iglesias, es donde subyace la verdad de Podemos y donde se encierra el auténtico peligro de esta formación. No, no si lo que vamos a hacer es “INICIAR UN PROCESO CONSTITUYENTE, y en él hablaremos con todos los que quieran”. Quiere ello decir que la Carta Magna les importa poco, que llegado el momento si consiguen la mayoría se la van a saltar, y van a plantear algo diferente, y a las cosas hay que llamarlas por su nombre y para mí se llama GOLPE DE ESTADO CONSTITUCIONAL. Se utiliza la Constitución para presentarse a las elecciones y una vez lograda la mayoría (que espero nunca consigan) se pervierte el sistema eliminándolo. ¿A quién recuerda este sistema de proceder? Pues sí, a Hugo Chavez y su revolución bolivariana, y ya vemos a que ha conducido a Venezuela a largas colas por la hambruna, a un presidente iluminado por el pajarito y a una falta total y absoluta de libertades. Si alguien quiere modificar la Constitución de 1978, ésta prevé la forma de hacerlo, y un país serio, moderno, responsable debe seguir la Ley, un Estado Social y Democrático de Derecho que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político, como es el nuestro debe seguir la Ley. Si Pablo Iglesias se cree el Mesías que siga la Ley no el golpismo; si Pablo quiere cambiar el sistema que siga la Ley y si Pablo Iglesias quiere hacerlo que nos convenza a los españoles con proyecto, con Ley y no simplemente con iluminación. Yo no quiero una España sudamericana y si europea, que se comporte como líder político y no como un tertuliano iluminati.

Solo convenciéndonos a la mayoría, solo con las mayorías reforzadas que prevé la Ley se puede cambiar “legalmente” el sistema, el resto es puro golpismo (y éste es malo sea militar o de otro tipo, sea con metralletas o coletas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *