PROFETAS DE NUESTRA TIERRA (ABC 27-12-2013)

1536658_10202323908275757_44006226_nVigo siempre ha tenido en personajes extranjeros —poco conocidos algunos— grandes valedores. Julio Verne o George Borrow (conocido por Jorgito el inglés) son algunos ejemplos del siglo XIX. De este último muy conocido es en España «The Bible in Spain…». Un relato de su visita al país en 1843, en el dedica un capítulo al viaje que le lleva de Padrón a Vigo. Llamativo es el episodio que cuenta de Pontevedra, desde donde quisieron evitar que continuase hasta Vigo. Poco caso hizo Borrow a la recomendación de finalizar en el Lerez su periplo y escribe: «Well may the peo-ple of Pontevedra envy the natives of Vigo their bay, with which, in many respects, none other in the world can compare». (Traducido algo así como: «Bien puede el pueblo de Pontevedra envidiar a los nativos de Vigo y su bahía, ya que, en muchos aspectos, no hay otro en el mundo con la que se pueda comparar»).

No fue el único. Más tarde Julio Verne seguiría sus pasos. Como recuerda Eduardo Rollán, el novelista de Nantes viajó dos veces a la ciudad en 1876 y 1884 y la hizo parte de «20.000 leguas de viaje submarino».

En el siglo XX fueron los franceses los que se fijaron en el enorme potencial de la ciudad para instalar en ella, allá por los años 50, la planta de Citroën. En materia pesquera nos convertimos también en referencia nacional —por supuesto—, pero sobre todo internacional con la World Fishing Exhibition en 1973 y posteriores ediciones, hasta la celebrada en 2009. Y es el recientemente fallado premio internacional de cartelismo publicitario Francisco Mantecón, organizado por la bodega Terras Gauda (sin el apoyo del concello), el que hace girar a Vigo por el mundo.

Ya en pleno siglo XXI las noticias esperanzadoras para nuestra ciudad siguen llegando de fuera. Citroën se mantiene, mientras que la mexicana Pemex sale al rescate de nuestro naval. Queda ahora por ver qué pasará con la británica Eurofund y su proyecto comercial en Porto Cabral, y la World Fishing International con turno para el 2015.

Hace cinco años, por obra y gracia del bigobierno vigués se creó allá por el mes de noviembre de 2008 la que Vigo Convention Bureau cuya finalidad principal es —al menos en la teoría— colocar a la ciudad dentro del circuito internacional de congresos.

Vigo no puede perder una de las Ferias Internacionales más importantes en materia pesquera. Hoy más que nunca, la colaboración de concello, Diputación, Xunta y Gobierno, se hace más necesaria que nunca si queremos evitar la pérdida de uno de nuestros grandes escaparates internacionales. Vigo tiene pasado, un presente dificultoso y, si se quiere, mucho futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *