PRUDENCIA Y ESPERANZA

Un comunicado como el de la banda terrorista ETA no es la primera vez que aparece en los medios de comunicación, lo que evidencia que la banda es ducha en crear falsas esperanzas en las sociedad, una sociedad que esta ansiosa de paz y de libertad, pero no a cualquier precio. Por eso cuando la vicepresidenta dice que espera que sea el principio del fin debemos responderle que lo esperamos y lo deseamos, pero no a cualquier precio. También es necesaria la prudencia máxime dada la experiencia que la sociedad dispone sobre este tipo de artimañas de los terroristas, no debemos bajar la guardia, debemos de continuar con la lucha policial y judicial, no entendiéndose manifestaciones como las efectuadas por el fiscal general del Estado Sr. Conde –Pumpido, la Justicia debe permanecer al margen de las actuaciones del ejecutivo y más aún de las actuaciones de una organización criminal como la etarra, no cabiendo interpretaciones de las peticiones de ingreso en prisión de sujetos como Otegui o sus secuaces, si el criterio antes de ayer era que el fiscal promovería en la vistilla su ingreso, no hay elementos objetivos jurídicos que en 24 horas puedan hacer variar dicha postura. A estas alturas, somos una sociedad con callo con los terroristas, tenemos más que experiencia en sus artimañas y debemos ser más que nunca prudentes, unos prudentes con esperanza.
Como dijo Marco Tulio Cicerón “La temeridad acompaña a la juventud, como acompaña la prudencia a la vejez.” Después de tantos años de terror y de engaños no podemos tener ninguna actuación temeraria como puediera ser una cierta inoperancia del Estado de Derecho, si no simplemente ser prudentes y esperar la evolución de los acontecimientos sin bajar la guardia. Tener esperanza es importante porque el camino emprendido va a ser complicado y esperemos que sin concesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *