QUE HACER ANTE UN ENFERMO MÁS GRAVE EN UN QUIRÓFANO!!

Os voy a contar una breve historia: Manolo, tiene ya 60 años. Un buen día de agosto sufre un desmayo, entra en coma y es trasladado a un centro hospitalario. Allí es tratado por Jose Luis el neurocirujano de turno, que le realiza las primeras pruebas, ordena adoptar las primeras medidas, a fin de estabilizar al enfermo y le realiza unas pruebas. Vaya el enfermo tiene localizado en el cerebro un tumor, es necesario una cirugía. Parece todo localizado, el doctor Jose Luis hace su informe lo mete en la historia clínica del paciente, y todo queda programado para la operación, mientras tanto el paciente recibe tratamiento. En este ítere, el cirujano Jose Luis es sustituido en el servicio de neurocirugía del hospital y  es sustituido por otro profesional, Mariano para más señas, que es el responsable de afrontar la complicada operación del tumor en un órgano tan delicado como el cerebro. Y llega el día, el enfermo Manuel es anestesiado, llevado a quirófano, se inicia el proceso, el cirujano abre el cráneo siguiendo los informes que existen en la historia clínica y vaya efectivamente el tumor estaba allí pero la extensión del tumor, quizá por la desidia de haber esperado tanto a la operación, no se correspondía con lo informado, era necesario acometer una operación más invasiva, no prevista y dar luego un tratamiento de radioterapia tampoco previsto. ¿Qué debe de hacer el cirujano Mariano en este caso? Dos opciones: la primera por no dejar quedar mal a su compañero de profesión Jose Luis puede negar la extensión del tumor, limitarse a realizar la operación tal y como tenía prevista aquel, y esperar. Solución final: el paciente empeorará y acabará muerto. La segunda de las opciones, es más dolorosa porque implica saltarse algún principio como puede ser el del corporativismo médico, pero es más efectiva para el paciente se le va a salvar la vida y podrá disfrutar de un futuro más esperanzador. ¿Qué hacemos? Yo lo tendría claro de ser el paciente: ¡QUIERO VIVIR!.
A veces es difícil explicar las cosas, pero somos los propios implicados lo que lo hacemos así. A mí personalmente me gusta recurrir a ejemplos, a ejemplos sencillos que por cotidianos muchas veces acercan grandes temas al entendimiento de todos. Creo que volverse demasiado rebuscado en la explicación de algunos temas, no viene sino a perjudicarnos a todos. Ahora asistimos a como el gobierno central dirigido por el PP tiene que asumir medidas impopulares, y que estoy convencido en otras circunstancias no serían asumidas, pero que la gravedad de la situación impone el adoptarlas. Pero bueno a estas alturas todos hemos oído a través de la televisión hablar de términos como prima de riesgo, déficit  público, endeudamiento, intervención, y otros palabros económicos más a las veces inteligibles. El gobierno ante situaciones extraordinarias y ocultas ha actuado como por otro lado prometió. Se adoptan medidas no sólo para estabilizar al paciente e intentar quedar bien con unos pocos, sino medidas profundas que entiende son las precisas para salvar la situación. Alguien se imagina una operación a medias en la que luego tuviese que venir otro cirujano de fuera a ponernos la cara colorada.

Empleo, prosperidad, futuro, vida, esperanza y salud, eso nos deseamos todos cuando arranca un nuevo año, y yo desearía también prudencia en la crítica, apoyo en las dificultades y sobre todo fe en que todos unidos podremos salir de esta triste enfermedad llamada CRISIS, para llevar una vida mejor son salud para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *