QUEDAN MENOS DE 500 DÍAS Y LAS MISMAS NOCHES (ABC 9/2/2014)

Quedan menos de 500 días para que nos enfrentemos nuevamente a las urnas. Son los días que restan hasta el cuarto domingo del año 2015, que será cuando elijamos en las elecciones municipales a los concejales que a su vez decidirán a quién entrega el bastón de mando de las distintas localidades de este país.

Unas elecciones que en algunos casos se presentan decisivas y trascendentales. En el caso de Vigo porque son muchos los retos que el futuro plantea, y porque nos acercamos hacía la culminación de importantes proyectos que se vienen desarrollando en los últimos años.

En el siguiente mandato el Hospital Público Metropolitano de Vigo, la depuradora, el AVE en el eje atlántico y el que nos conecte con la capital de España (parece que en los albores del 2018) serán ya una realidad. Toca entonces empezar a pensar qué nuevos retos debemos plantear.

Caminamos inexorablemente hacia el cambio de decenio. En seis años entramos en el 2020, fechas que, desconozco el porqué, suelen ser hitos a modo de planes estratégicos.

El Vigo 2010 queda lejano por atrasado, pero el Vigo 2020 debe ser el reto inmediato, y para ello se precisa planificación, voluntad, liderazgo político económico y social, unidad y mucha suerte.

Planificar se planifica mucho, pero no se cumple casi nada. El resto de variables, en fin: ¿Voluntad? Vemos constantes problemas planteados quizá por la ausencia de liderazgo en lo político, en lo económico y en lo social. Debemos pues trazar las líneas maestras del Vigo de la próxima década que deben pasar, bajo mi punto de vista, por el crecimiento como ciudad a través del Área Metropolitana, con el impulso de nuestro Puerto recuperando por la vía de los hechos lo que Europa nos ha negado de derecho; potenciar la industria aeroespacial (como opción de futuro) junto a la naval y automovilística (como presente y futuro); y potenciar nuestro turismo como fuente de riqueza.

Queda poco para pensar de una vez por toda en RENOVAR VIGO. Debemos en definitiva unir el pasado del que hablaban Borrow y Verne con el presente y el futuro que debemos construir entre todos nosotros. La nueva Reconquista nos pertenece, no dejemos pasar el tren del progreso y de un Vigo a la altura de las más avanzadas urbes nacionales y europeas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *