REFLEXIÓN PLAN E PARA VIGO

           El Plan E ha resultado una oportunidad perdida para la ciudad de Vigo, que fue utilizado irresponsablemente por el alcalde Abel Caballero con una finalidad exclusivamente electoral. Fue vendido por el gobierno Zapatero como una fórmula de aumentar la productividad y el empleo, al inyectar dinero público en los ayuntamientos, y ha sido únicamente generador de un mayor índice de endeudamiento como el tiempo ha acabado demostrando, influyendo negativamente en la estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.

Lo peor de todo es que no sirvió para generar el empleo anunciado, sólo puestos temporales, tampoco reactivaron la economía viguesa porque lo que ingresaron las empresas constructoras por un lado, lo perdieron con creces las empresas de servicios por otro, al ver mermadas sus actividades por la incomodidad de las obras, y lo que es peor no han tenido ningún retorno económico para la ciudad. Las entidades que no elaboraron alternativas para la selección de proyectos con población superior a 100.000 habitantes fueron 29, de las que Valladolid, Córdoba y Vigo eran las de mayor población. El establecimiento de un procedimiento para elaboración de distintas alternativas de inversión y la selección de las más adecuadas para ser financiadas por el FEIL, ofrecía mayor garantía para que los proyectos seleccionados fueran los que generaran más empleo y que respondieran en mayor medida a las necesidades de inversión municipales.

Abel Caballero no quiso nunca las alternativas que se le ofrecieron por parte de la oposición, no buscó proyectos que hiciesen ciudad, no valoró ninguna alternativa como reconoce el informe del Tribunal de Cuentas, porque carecía y carece de una estrategia para Vigo. La estrategia es él, el estratega es él y el beneficiario quiere serlo él. Ese egoísmo conduce a la ciudad a un ahogo que a la postre se traduce en una pérdida de oportunidades por el actuar obstinado de una persona.
Lo que está claro es que no benefició el empleo, casi 35.000 parados en la ciudad lo atestiguan; que aun cuando no sea exclusiva responsabilidad de él (como hasta la saciedad repite) y es cierto, pero tuvo la oportunidad de destinar muchísimo dinero a proyectos generadores de empleo, había alternativas pero no las escuchó, no le interesaban, ni le interesan otras posibilidades. Por ejemplo en el primer plan E de los 43 proyectos aprobados para la ciudad, 36 fueron destinados a aceras (oficialmente o eufemísticamente conocidos como “Rehabilitación y mejora de espacios públicos”). En dinero se traduce en que de 52 millones de euros, casi 42 destinado a ello, al gris granito. Resultó poco inteligente por parte del alcalde, y los resultados en términos de desempleo están ahí. Si cuando Abel Caballero llega a la alcaldía en 2007 hay 17.000 parados en la ciudad, y tras estos años tenemos 35.000 algo se habrá desaprovechado. Entre los dos planes 84 millones de euros aproximadamente o lo que es lo mismo traducido a las antiguas pesetas: 13.976.424.000 pesetas. Por eso siempre he dicho que ha sido una “oportunidad perdida”, es como si te toca la lotería y en vez de invertirlo bien y con sentido, te haces con un almacén de losetas de granito de “buena” calidad.

            Abel Ramón Caballero Álvarez sólo tiene un objetivo: ser alcalde a cualquier precio, aunque ese coste sea el propio desarrollo ciudadano. No quiso reunir al Consello Económico e Social de la ciudad, no tuvo en cuenta las alternativas que desde la oposición le dimos para hacer proyectos con retorno, y se enrocó junto con sus socios del BNG en hacer mejores aceras a golpe de censo electoral, y dinero de todos, porque todos lo pagamos con nuestros impuestos.

          Ahora que el Tribunal de Cuentas pone en solfa el Plan E y sus políticas keynesianas (que tanto gustan a Caballero), espero que se ponga delante de la ciudadanía y reconozca me he equivocado os pido perdón, que rectifique y deje de basar el desarrollo de Vigo en sólo humanizar, olvidando que Vigo además de ciudad de paseo debe serlo de oportunidades. Como decía el otro día un amigo en su Facebook, me desperté y seguía todo igual, desde luego soñar es gratis, ser irresponsable para con Vigo tiene un coste en 2015 se lo daremos a Abel Ramón sino tiene la humildad suficiente para reconocer su error, y la fuerza de espíritu de rectificar por el bien de Vigo. Abel estaré ahí recordándolo donde pueda porque quiero a Vigo y tú no eres bueno para su futuro, como no lo has sido en su reciente pasado, a pesar de tu creencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *