SR. BLANCO ¡UN POQUITO DE POR FAVOR!

Hemos visto y oído al Sr. Blanco en el día de ayer insistir en el coste de la campaña a favor de la Constitución emprendida el pasado lunes por el Partido Popular, y en la repercusión que en los ciudadanos tiene los 500.000 euros de la misma.
Menuda preocupación la suya: no le preocupa la desintegración del Estado, no le preocupa el que una comunidad como la catalana arbitrariamente se arrogue derechos cuasi constituyentes contraviniendo la Constitución, no le preocupa la insolidaridad interterritorial, no le preocupa que el proyecto de estatuto prevea la creación de un poder judicial independiente y propio, no le preocupa el blindaje de competencias y el vaciado de contenido de las estatales, no le preocupa que a través de ese proyecto Cataluña se arrogue competencias propias del Estado, no le preocupa que se modifiquen leyes estatales porque sí, no le preocupa que se modifique el régimen de financiación autonómica quebrando con los más básicos principios de solidaridad entre las nacionalidades históricas y regiones que configuran la nación española; pero eso sí le preocupa el destino de los 500.000 euros que el PP invierte en la campaña, que contrariamente a lo que mantienen los socialistas y sus satélites no es en contra de Cataluña si no en defensa de todos los españoles entre los que están, pese a quien les pese, los catalanes.
¿Por qué tiene el Partido Popular que gastar el dinero en esta campaña? La respuesta es sencilla porque los españoles deben de conocer la verdad de lo que pretende el gobierno con sus concesiones a los nacionalistas, porque agazapado en lo que presentan como un nuevo estatuto (que no reforma del existente) lo que hay es un ataque frontal al modelo de Estado, a la Constitución y por tanto a España. Ha sido por la dejación de funciones del gobierno en la defensa de la Constitución el por qué de una campaña no sólo comprensible si no necesaria. Lo que nos jugamos los españoles es mucho y debemos saber, necesitamos saber, queremos saber a que juega cada uno, y el Partido Popular así lo demuestra jugando a la defensa de la legalidad vigente, a la defensa de la Constitución y de la solidaridad entre los españoles.

Y hablando de costes, ¿Cuánto ha costado a los españoles el informe ad hoc o a la carta de los catedráticos encargados por el PSOE? ¿o acaso les salió gratis?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *