UN PROYECTO, TRES EJES

Se puede decir más alto pero no más claro. En el día de ayer tuve la oportunidad de escuchar la conferencia del presidente del PPGa en el Club Faro sobre la reforma del Estatuto, y es interesante comprobar como al menos en esta formación las ideas están claras, podríamos hablar de un triple eje sobre el cual pivotar la reforma, que sería el de Actualizar- Consenso – Futuro.
Actualizar, porque tenemos un Estatuto que ha servido razonablemente bien a los intereses de Galicia, porque gracias al autogobierno que tenemos desde hace 25 años Galicia ha despegado (aunque ahora observamos empieza a pasar por dificultades serias), porque supimos conjugar la descentralización con el respeto institucional, y porque hemos alcanzado un nivel competencial de los de primer orden ya no sólo en el plano doméstico, es decir en nuestro País, si no a nivel internacional.
El segundo vértice del eje sería el Consenso, pero no un consenso a cualquier precio y sin definir, el consenso del que hablo es el que nos hemos dado la ciudadanía gallega y española cuando en el año 1978, un seis de diciembre, refrendamos la norma de convivencia básica de los españoles, norma que sigue plenamente actual porque sirvió no sólo para reconciliar en el pasado si no para lo que es más importante caminar hacia el mañana, que es nuestro hoy. Hablo claro del consenso Constitucional, del límite que la Constitución tiene para el autogobierno, y de la garantía que la existencia de la Carta Magna tiene para el respeto básico a la igualdad a la libertad y a la solidaridad interterritorial que debe existir en todo el territorio Nacional, independientemente de donde nos encontremos.
Y por último futuro, porque debemos no pensar ya en el hoy si no nuevamente en el mañana, y ese futuro en el momento en que nos encontramos sólo se puede conquistar de una forma con dinero, con financiación, porque por mucho autogobierno que tengamos, por muchas instituciones propias que desarrollemos, si carecemos de lo básico no vamos a ninguna parte, por eso es hora de que los gallegos reclamemos como uno lo que nos debe ser propio, tener la misma consideración, el mismo peso en el Estado que otros, si no más al menos no menos. El lema de menos Nación y más financiación debería pues ser el lema que se grabasen algunos en la cabeza, auque ya sabemos que es más fácil lo teórico, y la disquisición fácil, que los hechos, es más sencillo desviar la atención de la ciudadanía hacia palabras, conceptos, que ir a Madrid y pelear porque los PGE reconozcan lo que por otro lado es una necesidad para nuestro futuro, para el hoy de nuestros hijos y nietos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *