VOLAR EN LA DIRECCIÓN CORRECTA (ABC 25 de mayo 2013)

Creo en el «consenso», porque trabajando todos unidos, en una única dirección y con el único fin de defender los intereses de Vigo alcanzaremos los logros que nos propongamos. Actuando de manera partidista y electoralista lo único que conseguiremos es sembrar el desconcierto entre los vigueses y que la ciudad no alcance los objetivos que la pongan en la posición que merece.

Vuelos (aeropuerto), Auditorio, Partido Judicial y deuda municipal son una muestra suficiente de lo que la política viguesa debe y no hacer, para defender los intereses de la ciudad.

Un ejemplo de cómo deben hacerse las cosas lo resume el frente común de todos los sectores de la ciudad en defensa del mantenimiento del Partido Judicial de Vigo, ya sólo ante la amenaza de su posible desaparición. Luchamos todos unidos, sin divisiones y sin partidismos, lo hacemos única y exclusivamente por y para Vigo.

La otra cara de la moneda la representa el Aeropuerto. Cada uno por su lado, con posturas que parecen similares pero muy divergentes. Confrontación, utilización electoral de lo que debería ser símbolo de unidad y de globalidad de la ciudad, junto con nuestro Puerto. Será el Ministerio de Fomento quien ponga ahora cordura a  un auténtico disparate.

Coordinación entre las terminales, y eliminar cualquier tipo de subvención, sea de la administración o del partido que sea. El mercado será el que al final potencie o no una determinada terminal, el que establezca los ajustes necesarios para que los destinos, los costes de los billetes y las frecuencias se acomoden a la demanda en función de criterios de necesidad y no de lucha política, en términos de libre competencia y no de subvención, en términos en que se consoliden vuelos y no que se produzca un chantaje por parte de las compañías. El conocido «tanto das, tanto vales». Unión, coordinación y empatía de todos para volar en la dirección correcta.

No es éste un caso aislado. El Auditorio Mar de Vigo con 140 millones de euros de inversión no pueden acabar en agua de borraja. La ciudadanía quiere consensos, quiere que todos los partidos trabajemos unidos con un solo destino. Sacar adelante una infraestructura que comenzó su andanza hace 13 años con una histórica foto en una azotea, y que después de muchos avatares vio la luz en el año 2011. No podemos quedarnos con la anécdota de Caballero y su «placa nocturna», aun representando la más absoluta deslealtad institucional con la Xunta y la ciudad, ni en disparatadas reclamaciones del regidor a otras Instituciones. Debemos trabajar unidos, en post de lograr una solución a los problemas que presenta el Mar de Vigo; evitar su cierre y convertirlo en referente social y cultural del norte peninsular. Cambiemos el chip, luchemos unidos, peleemos por lo que Vigo merece y consigamos mantener las consecuciones reivindicadas históricamente, porque las «obras» son de TODOS, son de VIGO.

¡Bienvenido alcalde!, Abel Caballero, a la reducción del endeudamiento tras su obstinación en el gasto y en la creciente deuda. No podemos gastar lo que no tenemos. Si realmente ha aprendido la lección debemos trabajar juntos también en ese objetivo, porque será un logro de toda la ciudadanía, excluyendo su ego personalista. Sea leal con la ciudad, sin pensar en el rédito electoral y acabará siendo leal consigo mismo. Sino, será  Vigo quien se lo demande.

La ciudadanía nos reclama sentido común (que como se suele decir es el menos común de los sentidos), pero sobre todo nos exige resultados. No son tiempos para reproches, son tiempos para consensuar soluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *