Y A LA VUELTA………MAS CONFRONTACIÓN (ABC 14 septiembre 2013)

¡La vuelta al……! Esta es la expresión que más se oye en septiembre, elinicio de curso…, son locuciones que demuestran un cambio, un nuevo ciclo, la ruptura con lo anterior. No es así en la ciudad de Vigo, donde la apertura del curso político significa, por todo lo que leemos, un calco de los anteriores. A Abel Caballero no le gusta pasar de trayectoria, suspende una y otra vez para no avanzar enrocado en su confrontación. Caballero vive de la bronca, se alimenta de ella, e interesadamente —electoralmente— la busca. Da exactamente igual de lo que se trate, ya puede ser una vuelta ciclista, un barco, la inauguración de un auditorio, o una acera. A él cualquier excusa le vale. Lo llega a reconocer en una entrevista. Cuanto peor le vaya a la ciudad, mejor le puede ir a él (según su teoría). Con esas declaraciones lo que realmente subyace es lo que he dicho hace mucho tiempo «Vigo no es una prioridad para Abel Caballero», como tampoco lo es su partido, ni sus compañeros, ni sus conciudadanos. Él sólo tiene una prioridad el «YoMismo», sus actuaciones giran en torno a mantenerse en el cargo que, de prestado, tiene, no gracias al voto mayoritario de los vigueses, sino por sus colegas de gobierno; el BNG.

Su actitud es rayana con lo enfermizo. Siendo él quien ataca a la Xunta se atreve a hacer afirmaciones como ésta: «Cada vez que Feijóo me ataca, me está potenciando como alcalde». Una concepción un tanto siniestra de la ciudad, a la que confunde consigo mismo, como si de un auténtico rey sol se tratara, o reyezuelo más bien. Hablaba Abel en esa entrevista de capitalidad, financiación, localismos…, pero para nada lo hacía de compromiso con la ciudad, de crecimiento, de futuro. Sólo de rencillas, enfrentamientos y comparativas.

A Caballero no le gusta la división provincial (a mí tampoco), quería mayor protagonismo administrativo para la ciudad y quiso un proyecto de Carta de Municipalidad que anunció en mayo de 2007 y que nunca ha puesto en forma de texto (con competencias, financiación…) encima de la mesa. Por la administración gallega, mediante el Parlamento se aprobó la Ley del Área Metropolitana de Vigo que nos dotaba de estatus de capital, se cumple un año de su Constitución y D. Abel se encargó de boicotearla no acudiendo siquiera a la sesión constitutiva.

Vigo precisa un nuevo hospital, la Xunta actual la adjudica, se está construyendo y parece se finalizará el próximo año, y Caballero solo pone pegas y piedras en el camino, incumpliendo los convenios suscritos.

Vigo precisa de un nuevo edificio judicial, el gobierno gallego consignó durante varios ejercicios 15 millones de euros pero Abel sigue negando la cesión de los terrenos. Su postura obliga a abrir un juzgado de refuerzo en una oficina alquilada, porque al alcalde no le convence que la Xunta edifique a favor de los vigueses, porque una vez más prefiere tener un motivo más de enfrentamiento y como dice él «de aumentar su potencia como alcalde».

Con las subvenciones aeroportuarias pasa algo similar. La incoherencia a la orden del día: que los demás dejen de subvencionar porque está muy mal pero «YoMismo» SI. La coherencia sería exigir que nadie (ni tú mismo) invierta un euro ciudadano en algo que falsea el mercado y que nos perjudica como ciudad.

Caballero empieza así el nuevo curso repitiendo asignaturas pendientes, sobre todo la potenciación de la ciudad, el crecimiento, el empleo, la geoposición en España… Eso si cada vez le quedan menos convocatorias y en algún momento va a ser expulsado del cole por querer hacer del patio un reducto personal contrario a los intereses de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *