HISTORIAS PARA LLORAR. EMPECEMOS EL CAMBIO.

Últimamente ver un telediario se convierte en una verdadera carrera de emociones, de tristeza en muchas ocasiones, de búsqueda de empatía con algunos, y de inmensa frustración en numerosas ocasiones. Y no me refiero solamente a las guerras, accidentes, fracasos, sino a las historias de personas como tú o como yo, que un buen día…