DE PEPIÑO A DON JOSÉ, Y DE NUEVO A PEPIÑO. AHORA + IMPUESTOS

El otrora conocido como Pepiño, ascendido a los altares ministeriales por D. José Luis y transformado de esta forma en D. José se dedica a lanzar inquietantes serpientes veraniegas, que confirman lo que viene siendo una tendencia desde que gobierna Zapatero: quieren subirnos los impuestos, les parecen bajos y lo justifica en que según él se encuentran por debajo de la media europea y que los servicios españoles, que a juicio del que ha vuelto a ser Pepiño, están también por debajo de la media de Europa, y quieren aún subirlos más de lo que los han subido. El PSOE es sinónimo de paro y subida de impuestos y el gobierno Zapatero no iba a ser menos.
Un gobierno sin rumbo, sin ideas y sin proyecto que se mantiene en el poder por el poder no es quien de buscar soluciones para mejorar el presente de los españoles, de generar empleo y de que este nuestro país crezca como lo hace Alemania por ejemplo. Subir impuestos sólo puede deberse al objetivo del gobierno de generar ingresos con los que intentar cubrir los desaguisados de una errónea política económica. La reciente subida del IVA, la subida de los impuestos de tabaco e hidrocarburos, IRPF, etc, no son si no un grave error. Bajaron los impuestos a los ricos (la SICAV bajó de un tipo impositivo del 30% al 1%) y ahora, ¿ a quién le va a tocar?. Por otro lado rebajan los salarios por decreto a funcionarios y congelan el poder adquisitivo de los mismos y de los pensionistas a quienes se grava también con el impuesto de la inflación que ha comenzado a repuntar. ¿Qué solución tiene el gobierno? Mirarnos con Europa y la media europea para subir impuestos que no van desde luego a reducir el déficit público que generan planes “ a lo loco” de un gobierno que desgobierna.
Sólo tenemos un camino reconsiderar la política económica, no subir desde luego los impuestos, volver a la senda del ahorro público, de la austeridad, del crecimiento económico y de la generación de empleo, para ello el gobierno socialista es incapaz, no entra en sus políticas el generar confianza, no subir los impuestos y crecer, sólo son capaces de políticas de parche que no hacen por más que aumentar la sangría. Sólo existe la salida de la disolución de las Cámaras y de que los españoles hablemos, pero para ello hace falta valor, valor del que carece un gobierno caduco, y que sólo perjudica a los españoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *