BALANCE DE GOBIERNO LOCAL CON DEMOCRACIA DE SALÓN (ABC 29 junio 2013)

La pasada semana ha sido para recapitular los 2 años de gobierno de Caballero en mi ciudad en este segundo mandato. Como él mismo anuncia 2+4 (en referencia al mandato anterior). El formato elegido ha sido de lo menos democrático que conozco, ¿por qué? ponerse delante de un decorado a lanzar tu perorata sin más, no deja de ser más que un ejercicio de narcisismo exacerbado. Ni la oposición intervino (aunque siguieron el mismo sistema) ni la prensa pudo intervenir. Sólo “él” dispuesto con su mayestático “El Alcalde” hablando de sí mismo, ante aduladores ad hoc y rodeado de sus más fieles -como decirlo “si buana”-, de aquellos que ni le rechistan, ni le llevan nunca la contraria en una muestra de fidelidad estoica.
¿Se podía hacer de otra manera? Por supuesto que sí, pero para todos: el gobierno, los partidos de la oposición y la prensa, como suele decirse: con luz y taquígrafos, pero parece que a Caballero no le importa. ¿Cómo? Lo prevé el Reglamento del Pleno de 2010 impulsado y aprobado por el Alcalde y sus socios de gobierno. Dentro del primer semestre del año, es decir estas fechas serían las ideales para celebrar el “DEBATE DEL ESTADO DE LA CIUDAD”.
Me sorprende que el Alcalde no haya tenido la sensibilidad de cumplir con la norma aprobada en pleno de la corporación e impulsada por sí mismo. Que no fuese valiente para exponernos a los vigueses a través de nuestros representantes políticos cuál es su balance de la situación de Vigo y, sobre todo, que proyectos constituirían su acción de gobierno, lo que nos puede llevar a concluir que: o bien Vigo no interesa a su alcalde, o que considera que no es digna de valoración su actuación como alcalde pese a llevar ya 2+4 años en el cargo; y en ambos casos que carece de proyectos nuevos, e interesantes para la ciudad o lo que es peor, que al margen de sus enfrentamientos con la Xunta de Galicia y demás administraciones no los tiene: ni nuevos ni viejos.
El propio Reglamento establece el funcionamiento de este Debate y así implanta las siguientes intervenciones: le corresponde al Alcalde en una primera intervención exponer la situación general de la ciudad y las líneas maestras de su acción de gobierno, para a continuación someterse a debate la intervención de la Alcaldía y harían uso de la palabra los/las portavoces de los grupos políticos. Finalizada la intervención de los portavoces habría un turno de réplica a cargo del Alcalde, y una vez finalizada ésta concluiría la sesión.
Claro que habrá pensado que para su pobre balance, para hablar de la concentración y de sus humanizaciones, y no hacerlo de temas como: la Carta de Municipalidad, la Ciudad de la Justicia, el Pleno Empleo, la Biblioteca del Estado, y así sucesivamente, lo que no han sido más que balas de artillero para enfrentarse a otras administraciones en lugar de hechos para beneficio de la ciudadanía de Vigo. Además el Pleno no parece el lugar más indicado para desplegar una pancarta (otro de los hitos caballerescos), ni para insultar abiertamente a aquellos que no comulgan con sus ideas, o de colgarles etiquetas ideológicas cuando alguien no te dice “Amén” (así sea).
El 2+4, la forma de actuar de Abel Caballero representan un absoluto desprecio a los vigueses, su falta de ideas, de propuestas, de realidades, y de cumplir con sus conciudadanos. No convocar ese Pleno del Estado de la Ciudad un claro ultraje a la democracia municipal que sustituye por la democracia de “postureo” y salón, y le deberían llevar a replantearse su futuro porque Vigo no merece un político que nos desprecie de esta forma. Vigo debe trabajar en el cambio de rumbo, en otra forma de entender la ciudad y de hacer política, que yo baso en un triple eje: abierto, integrador y que trabaje por el futuro de todos los que vivimos, trabajamos y nos sentimos de aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *