DON CARNAL

Don Carnal, si señores Don Carnal, es el asesor de Asuntos Exteriores de nuestro queridísimo Gobierno. La querencia por el disfraz empieza a ser enfermiza en este Gobierno, y no es que yo esté especialmente en contra de los disfraces, de hecho soy un convencido de que todos en algún momento de nuestra vida vamos disfrazados, pero también lo soy, consciente claro es, de que cuando se está en un puesto de tanta irresponsabilidad, perdón responsabilidad se deben medir muy y mucho los gestos, las palabras y por ende la vestimenta por aquello, aunque sólo sea, de preservar una cierta flexibilidad en las relaciones, vamos aquello de intentar llevarse bien con Dios y también con el diablo. Nos hemos enfrentado con tantos, y aliado con otros tantos de dudosa reputación, que la imagen del Ministro de AAEE riñendo a un representante de la comunidad judía en España de manera poco cortés, no deja de situarse en la frontera de lo ridículo. Unos se pueden ofender, otros se pueden hacer los ofendidos, pero para el Ministro de AAEE la libertad de manifestar una opinión en público cuando es contraria al “disfraz” de turno no se la puedo consentir, no señor no consiento que………
¿Se pondría el Sr. Rodríguez una kipa en público? ¿Entonces por qué la kefiah? ¿por qué es mejor vista en sus amigos de la extrema izquierda? ¿Por qué la usa Otegui?
Pero claro, ese mismo caballero no fue quien de recomendar a su Jefe en la reciente visita del Papa que acudiese, aunque sólo fuese por respeto a los más de veinticinco millones declarados de católicos (practicantes, no practicantes y medio pensionistas), a una simple misa, por la cual no le iba a salir un sarpullido ni nada por el estilo, pero es quien de reñir públicamente a un importante representante de la comunidad judía, ofendiendo al propio Embajador de Israel en España que se encontraba presente, por la facha de un mitinero a cualquier precio. Dentro de poco tendremos mini-crisis de Gobierno, ya saben que Montilla se va, quizá lo mejor por el bien de España sería ampliar esa crisis, destituir a Moratinos, y si le apetece también a Don Carnal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *