DONDE ESTARÁ EL DECRETO, DONDE ESTARÁ EL DECRETO….

Es increíble el apoyo que el Gobierno gallego está prestando a los mariscadores de nuestro país. La propia Consellería de Pesca en un afán oscurantista e insolidario, se dedica a sustraer del conocimiento del sector la existencia de un decreto, aprobado por el anterior Ejecutivo gallego del PPdeG y actualmente en vigor, que obliga a la Xunta de Galicia a activar la concesión de ayudas económicas automáticas en caso de cierre, cese o suspensión temporal de la actividad pesquera, marisquera o acuícola derivada de episodios de contaminación marítima accidental. ¿Acaso nos quieren hacer creer, quieren inocularnos, que lo que está aconteciendo estos días con las capas de barro y cenizas procedente de los montes quemados que provocan la mortandad masiva de marisco y moluscos, no es una contaminación marítima accidental? Pero es que además en la propia exposición de motivos del Decreto se alude la que las ayudas se deberán activar automáticamente ya sea por accidentes, como en el caso del Prestige, como de catástrofes naturales, como inundaciones, temporales o incendios. Especifica también el texto legal, que mientras no se publique en el DOG el baremo anual que sirva como base para fijar las indemnizaciones, serán de aplicación las cuantías aprobadas en su momento para hacer frente al accidente del Prestige. Acaso no debe la Xunta cumplir con base y fundamento legal en este decreto proceder inmediatamente a activar una línea de ayudas para los mariscadores que no pueden faenar, con independencia de las fuentes de financiación o del origen de los fondos.
¿Nos merecemos los gallegos un gobierno que no hace uso de los resquicios legales, de las oportunidades que la legislación ofrece para ayudar a nuestros mariscadores? ¿Nos merecemos un gobierno revisionista, que miente y elude aplicar un Decreto por el simple hecho de que lo hizo el gobierno del PPGa? ¿No tienen mayoría de 1 en el Parlamento gallego? ¿Por qué entonces no lo derogan si tan inútil les parece? Cumplan con la Ley y apliquen las ayudas correspondientes, y si no saben pregunten a quien sepa, pero basta de ocultarse en los despachos, y abandonar a un importante signo externo de reconocimiento de Galicia como es nuestro marisco y por ende nuestros mariscadores a la suerte del lodo y del hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *