EL OROPEL DE LAS ACERAS TAPA LAS VERGÜENZAS.

chavolasEn el día de ayer, paseando por el centro de la ciudad, tras la invitación de mi amigo Ricardo para que conociese los problemas de varias familias de etnia gitana, acudimos a comprobar sus necesidades, sus inquietudes y sobre todo ver como se podría solventar su principal problema que es de su lugar de residencia. Niños pequeños, condiciones insalubres, chabolismo oculto por la construcción de un nuevo centro comercial. El oropel de las humanizaciones disimula en esta ciudad la desdicha de muchas familias. Menos mal que estamos en días secos, porque el terreno en el que están asentadas estas familias en días de lluvia se transforma en un auténtico lodazal; me decían que se inundaba (de hecho, tienen hechas zanjas para intentar aliviar las pluviales, y evitar que el agua acabe dentro de las chabolas). Les inquirí sobre las gestiones realizadas y me dicen que llevan 5 años de pelea para que les den una vivienda social en el Ayuntamiento, 5 años de gestiones que les han llevado a estar ese tiempo en esas penosas condiciones.

2014021510592936794Leo hoy en los medios de comunicación de la ciudad que el Alcalde ha presentado el borrador de presupuestos municipales para el ejercicio económico 2016 en los que “El cheque social, que subvenciona gastos de vivienda, alimentación y suministro energético -y al que este año optaron 3.000 personas-, se reestructurará en 2016. La asignación de la convocatoria baja de dos millones a 1,64, pero se implementa un fondo contra los desahucios de 802.000 euros. Este absorbe una partida anterior de apoyo a familias por 452.000. El resultado es que las subvenciones de emergencia para personas con escasos recursos siguen en el entorno de los 2,5 millones sumados ambos programas. “No habrá mientras yo sea alcalde ningún desahuciado en Vigo por motivos económicos”, resaltó Caballero”. Lo que es anuncio para el próximo ejercicio económico ya lo ha sido en los anteriores ejercicios económicos, tarjeta de crédito incluida, realojos, etc. Lo cierto es que siguen existiendo realidades como la que visitamos Ricardo y yo ayer.

              Hace casi un año cuando proponíamos el SERVIEM como propuesta de acción política, un Servicio Vigués de Emergencias (al estilo SAMUR SOCIAL en Madrid) sacando los servicios sociales de los despachos a las calles, haciéndolos proactivos en la búsqueda de realidades con equipos a pie de rúa. Casos como el de estas familias justifican la idea, junto con otras realidades que se ven en el centro de personas pidiendo e incluso durmiendo en un cajero automático o en el resguardo de un portal.

              Espero que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto y que antes de que entre el invierno con virulencia se dé una solución habitacional a estas familias con sus hijos pequeños. Intentaré hacer gestiones ante la concejala para que tomen conciencia de esta realidad y que esta oculta realidad se muestre en forma de salida. Que las aceras remozadas de la ciudad no sean el trampantojo de los problemas de muchas familias que lo pasan mal. La vida da muchas vueltas, hoy están ellos pero pasado mañana podríamos ser cualquiera de nosotros, y para ello no hay que desplazarse a Siria y si a unos 800 metros del Ayuntamiento.

One Comment

  1. Un acertado articulo Jorge, mostrando las contradicciones y abandono de los gobiernos de turno que tienen a personas “viviendo” en condiciones infrahumanas, en la miseria, olvidadas y escondidos para que no molesten, sin intentar darles esa ayuda humanitaria que se les promete a otros, de una vida digna, algo negado para estos vigueses, gallegos, españoles. Y lo peor es que ves como se gasta en este ayuntamiento de Vigo, muchísimo dinero, para cosas que deberían ocupar un segundo puesto. Que mala política, pero bueno, mientras estas personas con una grave situación de miseria no se vea, pues pongamos “flores” a la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *