LA ENSOÑACIÓN

A veces en esta vida oyes algo y zas, se te ponen los pelos como escarpias. Menos mal que en esos casos te pellizcas y dices, ¡ay si sigo en el mundo! pues si no, llevado por el discurrir propio de la escucha podrías pensar incluso que te encuentras en un mundo extracorpóreo.
Escuchar como una televisión pública como la ETB entrevista a un enjuiciado por terrorismo como Otegui, para permitir que el sujeto realice reflexiones de lo más estúpidas, necias, advirtiendo que aunque nada tiene que ver (no se lo cree ni su …..) con el terrorismo callejero, que quizá si el PSOE se baja definitivamente los pantalones ante el “proceso”, si los jueces se declaran insumisos contra el terrorismo, y las “fuerzas de ocupación” (decía el necio), es decir la policía y guardia civil miran para otro lado, puede que así con su intervención el terrorismo callejero, como las cucarachas vaya y desaparezca.
Y mientras Zapatero templando gaitas, y hablando del “proceso de paz”. ¿Pero que paz? ¿Pero que proceso? Si todo está envenenado, si no ha existido ni existirá nunca, porque los únicos que tienen algo que hacer, que son los terroristas no tienen ni voluntad ni intención, y sin una y sin la otra, el único proceso que existe es el de la ensoñación presidencial, el de una hombre pueril que cree en Peter Pan, en Campanilla y en la buena de Blancanieves. ¿O no señor Rodríguez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *